Tivissa : La Llena - La Tossa - Serra Creu - Punta Melica - Mas Melica - Els Borjos

Ficha Técnica


Recorrido : Tivissa - Coves de la Llena - Coll de la Llena - Drecera de Benet - La Tossa - Mas de Sant Blai - Coll del Totxo - Pujada Salero - Serra de la Creu - Roca Forada de Missamaroi - Punta Melica - Pujador de l'Enric - Font de Vicentó - Font de Melica - Mas de Melica - Grau de la Puça - Els Borjos - Caseta de Ca Lleó - Caseta de Marc - Tivissa

Distancia :  19,67km

Desnivel positivo : 1276m Altitud mínima : 288m  Altitud máxima : 731m

Tiempo total : 7h 13min  /  En Movimiento : 6h 18min

Valoración :  Una ruta que tiene todo lo necesario para ser una cinco estrellas. Estrenamos zona, las montañas de Tivissa,  y no nos pudo sorprender más gratamente. Una sierra que a simple vista no muestra los bellos rincones que oculta en su entorno. Se trata de un recorrido que se hace duro, Mucho sube y baja y zonas nada amables pero tremendamente gratificantes convierten esta escapada en una muy recomendable.

 
 

Recursos :


Introducción y Punto de Inicio

Ya hace un tiempo que guardábamos en la reserva un recorrido que nos preparó el maestro Ordovás para darnos a conocer los secretos que esconde la abrupta sierra que rodea la población de Tivissa.

Finalmente encontramos un hueco y pudimos disfrutar de una zona realmente espléndida rodeada de abruptas sierras que, aunque de escasa altitud, conforman un entorno salvaje y de bellísimos rincones que merece la pena visitar.

Tivissa es una zona histórica del senderismo. Conviene recordar que fue en esta población donde se realizó el primer marcaje de senderos de toda la Península Ibérica (corría el año 1975), concretamente nuestro querido GR7.

Podemos aparcar cómodamente en la entrada de Tivissa, concretamente en un amplio parking que encontraremos en el camping de la población.


Descripción del Recorrido

Otra semana que las lluvias acechan a los que queremos salir a hacer montaña. Afortunadamente las previsiones cada vez aciertan más y, como estaba anunciado, sobre las 5 de la mañana ya no llovía. Esto provocó dos situaciones : por una parte encontrar un bosque, fuentes, riachuelos y vegetación completamente húmedos y de una belleza exhuberante; por otra unas rocas tremendamente resbaladizas que nos obligó a extremar las precauciones en algunas zonas especialmente inclinadas.

Habiendo aparcado cerca del camping iniciamos nuestra andadura subiendo por la calle “Carrer Vial” en ligera subida y ya observando algunas marcas del GR7.

Empezamos tempranito, hace poco que ha dejado de llover



Enseguida encontramos a nuestra izquierda y descampado y el inicio de un sendero indicado con un panel. Vamos a ganar altura siguiendo el PR-C 92 por un camino empedrado precioso conocido como “La Pujada de La Llena”.

Se trata de una senda empedrada, trazada con manos sabias que permite ascender sin dificultad mediante cómodas lazadas. Recuerdo cómo le comentaba a Jose una y otra vez lo mucho que me gustaba esa subida con bonitas vistas a la iluminada población de Tivissa.

Ahí queda Tivissa



Pasamos por las “Coves de la Llena” que son unas amplias balmas ubicadas a la izquierda del sendero y seguimos ascendiendo hasta alcanzar el “Coll de la Llena”, collado desde el que el panorama se abre y divisamos nuestro altivo objetivo, La Tossa. Una bonita cima coronada por un vértice geodésico hacia la que nos dirigiremos.

Las Cuevas de La Llena



Tivissa y la Roca del Migdia



Hemos conectado por una pista por la que vamos perdiendo altura desechando un desvío a la izquierda hasta alcanzar un cruce con poste indiciador. Nos dirigiremos hacia la “Drecera de Benet”. Se trata de un sendero bastante perdido que avanza bordeando la mole rocosa que tenemos al frente para permitirnos alcanzar el cordal de la sierra.

Alcanzamos el Coll de la Llena



Tomamos el camino de la Drecera de Benet



Bordeando la montaña rodeados de espesa niebla



Hasta ahora hemos avanzado con bastante niebla pero al alcanzar las zonas altas, ésta ha quedado abajo y nos permite disfrutar de un mar de nubes impresionante. Al Este ya divisamos la cima de La Tossa hacia la que nos dirigimos por un senderillo  cómodo y limpio.

Ganamos altura y empieza el disfrute



Avanzando hacia La Tossa, abajo queda el Coll de la Llena



Desde la cima de La Tossa, a pesar de las nieblas, podemos disfrutar de excelentes vistas. Los puertos de Tortosa y Beceite, la Sierra de Cardó, la Sierra de Pándols, la Sierra de Almós y el Montsant en la lejanía.

En La Tossa



Buenas vistas





Habiendo saciado la retina descendemos de La Tossa por un senderillo en dirección Este siguiendo las suficientes fitas. Vamos a perder altura por un precioso camino emboscado en dirección al Mas de Sant blai al que llegamos sin dificultades para enlazar posteriormente por una pista que seguimos por la izquierda.

Bajamos por un estrecho y empinado sendero



El Mas de Sant Blai



Enseguida alcanzamos un poste indicador ubicado en el Coll de Monegret. Nos desviamos por la izquierda abandonando la pista y tomando otra más perdida que seguimos.

Aquí dejamos la pista por la izquierda



Abajo queda lo que, creo, es el corral de monegret



Pronto dejamos la pista por la izquierda a la vista de unas fitas. Vamos a superar una tachuela que nos hace subir hasta el Coll del Totxo. El paraje es agreste y de gran belleza.

La niebla da un ambiente especial al entorno




Superado el Coll del Totxo ya divisamos la carena de la Serra de La Creu, aunque para alcanzarlos aún tenemos que afrontar una dura bajada y una no menos esforzada subida.

Para ello continuamos por la senda que veníamos siguiendo y por un camino recientemente limpiado descendemos fuerte, muy fuerte, hasta alcanzar una pista que transcurre paralela al Barranco de Les Covetes.

Descendiendo ‘a saco’ hasta la pista. Enfrente la Serra de la Creu



Seguiremos la pista unos cientos de metros hasta divisar a nuestra derecha un claro sendero marcado con fitas que sube con fuerza, es el nuestro.

Inicio de la senda de ascenso a la sierra



El camino no tiene pérdida y nos guiará en duro ascenso hasta alcanzar el cordal de la Serra de La Creu. Alcanzada la sierra seguiremos hacia nuestra izquierda (Oeste) , dejando la redondeada Punta de Salero a nuestra derecha.

De éstos pudimos degustar unos cuantos, estaban al punto



Alcanzando el cordal de la sierra



Dejamos atrás la Punta Salero



A partir de aquí se trata básicamente de progresar por la cresta, en ocasiones por camino ancho, en ocasiones por algún paso rocoso ligeramente comprometido (y más con la roca húmeda que encontramos) durante los próximos 4km.

Nos queda un buen trecho por el cordal



La tendencia es ascendente y con continuos sube y baja. Aunque no se gane un gran desnivel es de estos tramos que te van desgastando. Disfrutaremos de amplias panorámicas, bonitos rincones y una curiosa roca agujereada.

Uno de los bonitos rincones, el “Racó de Missamaroi”



Curiosa formación



Tramo entretenido




Vista atrás



Hay tramos con cuerda, pero mejor no confiarse. Están bastante desgastadas



Moleta por la que hemos bajado



Un vistazo a la Sierra de Cardó y a los puertos de Tortosa y Beceite



Me he enamorado de las panorámicas de esta sierra



Finalmente alcanzaremos la punta este del cordal desde el que tenemos que afrontar un empinado descenso por nuestra derecha (sur este). Antes podemos desviarnos a la izquierda (Norte) para visitar la Punta Melica.

Vistas desde la Punta Melica



Empinado descenso


Collado, a la derecha cientos de cabritas locales



El empinado descenso nos dejará en un colladito desde el que continuaremos por marcada senda sin dificultades. Vamos a buscar el Pujador de l’Enric y aquí si que es importante seguir las fitas y no perder el camino ya que es una zona con altos cortados y vertiginosas terrazas que superaremos sin problemas si no dejamos la senda.

Vamos a buscar un paso para bajar al bosquecillo que se aprecia al fondo



Allí vamos



En ocasiones ayudados por alguna cuerda y cadenas quita miedos recorreremos rincones de apabullante belleza, aventureros, de los que dejan gratos recuerdos.

Estrecho sendero con cadena quita miedos




Descendemos rápidamente hasta alcanzar una pista que seguimos por la izquierda hasta alcanzar una balsa de protección de incendios. No olvidemos visitar la fuente de de Vicentó ubicada muy cerca de la balsa.

Llegamos a la balsa contra incendios



La Fuente de Vicentó



Desde la balsa buscaremos señales de PR que nos dirigirán al Este hacia una zona donde transcurre un bonito riachuelo y encontramos los abrevaderos de la fuente melica.

Llegamos a la Fuente Melica



La zona es preciosa



Seguiremos hacia el Este hasta divisar el Mas de Melica (a nuestra derecha). En este punto dejamos la senda principal y nos desviamos por la izquierda en claro ascenso abandonando el curso del barranco de Melica.

Pasamos cerca del Mas de Melica



Continuamos ganando altura hacia el Este hasta alcanzar una zona de balmas que conviene visitar y dirigirnos hacia el Norte por terrenos de matorral bajo. Aquí el sendero no es evidente así que hay que mantener la ubicación correcta. A partir de aquí es de especial ayuda el track o mapa.

Hemos ganado altura y las vistas hacía la Moleta de Genessies son espectaculares



Zona de balmas



La Punta del Barco, nos dirigimos hacia el pinar



Bordearemos altos cortados buscando el bajador adecuado. Vamos a descender de la sierra por el Grau de la Puça, aunque hay más posibilidades … algunas más comprometidas. De ahí el consejo de llevar el track o mapa de la zona.

Encarando el Grau de la Puça



El Grau de la Puça nos permite descender entre altos escalones y frondosa vegetación. A nosotros nos costó bastante más de lo esperado dado la humedad existente que convirtió las rocas en auténticos toboganes en los que me fui al suelo en más de una ocasión.

Frondoso …



¡Espectacular!



En el descenso encontraremos una bifurcación al Grau de Boquers que seguiremos por la izquierda  (este) en una larga travesía a media ladera y por frondoso bosque que nos permitirá alcanzar un balcón, mirador incomparable sobre Tivissa.

Espectaculares vistas sobre Tivissa y cercanías




Sin abandonar el sendero y ya cerca de los campos de cultivo alcanzaremos una pista que seguiremos por la izquierda unos cientos de metros para abandonarla por la izquierda a la vista de un sendero que allí nace.

Aún quedan tramos realmente frondosos



Esto se acaba …



Sólo queda un cómodo descenso hasta alcanzar la población y dar por finalizada este gratificante y más que sorprendente ruta por las Montañas de Tivissa.

Llegando a Tivissa




Sólo nos queda agradecer a José Luis el habernos preparado tan exquisito recorrido.

Excelente final para una buena ruta. Unas rubias en buena compañía.


* Foto de Eulogio

3 comentarios:

  1. Enhorabuena, de nuevo, por tan estupendo blog.Sois unos fieras...

    ResponderEliminar
  2. Buenísima salida, exigente y con mucho encanto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Una ruta preciosa! gràcies per compartir-la !

    ResponderEliminar

Siempre son bien recibidos vuestros comentarios.
Gracias!