Ascensión invernal al Puigpedrós desde Meranges

Ficha Técnica


Fecha : 15 y 16/5/2015

Recorrido : Meranges – Refugio de Malniu (noche) – Coll de Mulleres – Puigpedrós – Portella de Meranges – Refugio Folch – Enlace GR 11 – Refugio de Malniu – Meranges

Distancia : 19,6km

Desnivel positivo :: 1600m aprox.

Tiempo total con paradas : (sin incluir noche en el refugio) unas 10 horas

Valoración : Ascensión clásica a la cima del Puigpedrós que, a excepción de las pésimas condiciones climatológicas que sufrimos, no presenta ninguna dificultad. Las vistas una vez se despejó el ambiente son sencillamente espectaculares con especial mención al Circo dels Engorgs que nos dejó boquiabiertos.

 

Recursos :  


Introducción y Punto de Inicio

Otra escapadita “express” a Pirineos. En esta ocasión nos desplazamos a la bonita población de Meranges para acometer la ascensión al pico Puigpedrós (2914m) haciendo noche previamente en el bonito refugio de Malniu.

Conseguimos hollar la cima de un pico aparentemente muy fácil. No fue así para nosotros, una fuerte nevada la noche que pasamos en el refugio y el terrible viento del “Torb” nos azotó durante toda la ascensión, calmándose afortunadamente en el descenso y permitiéndonos disfrutar del magnífico paisaje que nos rodeaba.

El refugio de Malniu resultó ser totalmente recomendable destacando la amabilidad de los guardas.

Iniciamos el recorrido en la población de Meranges (aunque se puede utilizar una pista para llegar al refugio directamente en vehículo).

Descripción del recorrido

Salimos de casa el viernes después de comer con un calor agobiamente a pesar de ser mediados de mayo. Llegamos a la Seu de Urgell con 25 grados y nos desplazamos al valle de Meranges mientras las nubes se cierran y el clima empieza a cambiar.

Tras media hora alcanzamos Meranges y salimos del coche a 5 grados y lloviendo. ¡Empezamos bien!. Pues nada, nos arropamos bien, que tras la experiencia del Puigmal vamos bien cargados de capas y abrigo.

Cruzamos el bonito pueblo y empezamos el ascenso al refugio. Son pocos km. pero con un desnivel exigente desde el principio. Primero por una endiablada pista y luego por un empinado sendero que pronto hace que sobre toda la ropa que nos hemos puesto.

Meranges desde la pista



Vemos las partes altas con nieve



El pueblecito pronto queda muy abajo



La senda sube tiesa



A partir de los 1800m la lluvia ya es agua nieve y un poco más arriba viento y nieve. De todos modos estamos en zona de frondoso bosque y vamos disfrutando de lo lindo. El ascenso al refugio termina mucho más suave que ha empezado y llegamos con tiempo más que suficiente de darnos una buena ducha y asearnos para la cena.

Por el bosque, la nieve empieza a cuajar poco a poco





Refugio de Malniu, 2º bajo cero y un viento de mil demonios



Una agradable charla con los compañeros de mesa no evitaron que dirigiéramos la vista y los oídos al exterior del refugio. Un viento incesante y la caída de nieve con algo de granizo nos empieza a hacer dudar del objetivo de mañana. Vamos a dormir no sin cierto desasiego, veremos cómo amanece.

Una copita y a intentar conciliar el sueño



Buenas camas y cómodas … a ver si hay suerte



Tras una noche en la que hemos dormido poco por el fuerte viento bajamos a desayunar y nos abrigamos de lo lindo. Los peores presagios se han cumplido y amanece con una ligera nevada y con un fortísimo viento.

La pequeña capa de nieve se ha congelado debido al fuerte viento y debemos caminar con precaución desde los primeros metros. Aún hay poco espesor como para utilizar los crampones pero los resbalones son continuos.

Dejamos el refugio, la parte que lo rodea es la única sin nieve



Aunque hacia adelante la cosa está resbaladiza






El ascenso no tiene mucho misterio, hay fitas abundantes y buen camino. Lástima que nuestra visibilidad pronto empezó a ser nula. La nieve convertida en fuerte ventisca por el viento se ocupó de que apenas pudiéramos ver a 3 ó 4 metros.

Vamos ganando altura




De hecho a la que me descuidaba perdía de vista a Jose. Fueron necesarias todas las capas de ropa (en mi caso dos mallas térmicas, camiseta térmica, polar, cortavientos y chaqueta de invierno, dos pares de guantes, braga y gorro) para estar cómodos.

Momento “gafas congeladas”, Jose acertó con las gafas de ventisca, yo llevaba unas normales y se me congelaron en varias ocasiones impidiéndome la visión



Otra vez que hacemos una escapada y otra vez con un clima de mil demonios … si es queeee.

Sobre los 2600 metros la pendientesse vuelve más pronunciada y la nieve es continua. Hace mucho frío y está muy dura así que toca ponerse los crampones. Tarea nada fácil con el fuerte viento. Hubo que improvisar para que no salieran las mochilas volando.

Últimos metros antes de la cima, “cómodos”




De todos modos, una vez puestos los pinchos ya avanzamos con más seguridad y, no sin esfuerzo, conseguimos coronar la cima del PuigPedrós. Nada de vistas, un par de fotos rápidas antes que la lente de la cámara se congelara y rapidito para abajo.

El buzón de la cima, no nos molestamos en intentar abrirlo



Cima del Puigpedrós




Para no repetir el camino de ascenso nos dirigiremos hacia la Portella de Meranges siguiendo el GPS (visibilidad nula) y desde allí enlazaremos con el GR11 para regresar al refugio siempre por buen camino.

A medida que vamos perdiendo altitud hacia la Portella el ambiente se va despejando. El sol aparece entre las nubes y en poco más de media hora se despeja completamente. ¡Pésima suerte en la cima!, al menos disfrutaremos del descenso.

Espectaculares imágenes se despliegan ante nosotros



La Portella de Meranges a escasos metros



Desde la Portella de Meranges disfrutamos del magnífico circo dels Engorgs. El panoramo es espectacular y estamos un buen rato disfrutando de las vistas antes de emprender el descenso hacia el refugio Folch i Girona donde paramos a comer algo.

En la Portella de Meranges



Descendiendo hacia el refugio Folch



Hora de quitarse los crampones





Refugio Folch i Girona




Estamos casi una hora relajados en el refugio y cogiendo algo de calor ahora que tenemos el sol bien alto y calentando. Nos quitamos casi todas las capas de ropa y, ya en el GR11, iniciamos el camino de regreso al refugio.

Emprendemos el regreso al refugio de Malniu






Buena senda, bonitos bosques y algún repecho que nos carga la piernas acaba dejándonos en los prados previos al refugio. No queda ni gota de nieve y el verdor lo cubre todo, ¡menuda diferencia con esta mañana!.

Acercándonos al refugio





Pasamos por el refugio y, por el mismo camino de subida, regresamos al pueblo de Meranges dando por finalizada esta magnífica aventura.

De regreso a Meranges


3 comentarios:

  1. Una mica gafes amb el temps per allà dalt, no? ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero total, ja me fa por arrimar me 😠😠

      Eliminar
  2. Menudo panorama chicos, con el tiempo estas ascensiones se recuerdan más que las que has hecho con clima benévolo, al menos fuisteis recompensados durante la bajada, qué guapo el Circ d'Engorgs.
    Refrescante entrada ;-)

    ResponderEliminar

Siempre son bien recibidos vuestros comentarios.
Gracias!

Archivo del blog

"Si no se puede hacer cumbre pues te vuelves a casa tran tranquilo. Porque vamos, lo de morirse es una cosa jodida ..."

Carlos Soria