Pirineos 2015 : Día 2 - Refugio Wallon - Collado Arratile - Collado Letrero - Pico Neveras - Refugio Bachimaña

Ficha Técnica


Fecha : 1/8/2015

Recorrido : Refugio Wallon - Lac d'Arratile - Lac du Col d'Arratile - Col d'Arratile - Ibón de los Batanes - Collado de Letrero - Pico Neveras - Ibón de Bramatuero Alto - Ibón de Bramatuero Bajo - Embalse de Bachimaña Alto - Mal Paso de Bachimaña - Refugio de Bachimaña

Distancia : 20,2km

Desnivel positivo :: 1500m aprox.

Tiempo total con paradas : 12h 30min

Valoración : Magnífica jornada de abruptos parajes. Zonas con mucha piedra y recorrido duro y exigente, especialmente la subida al collado de Letrero. No subestimar la distancia ya que la travesía desde el collado de Letrero hasta el refugio de Bachimaña a pesar de no tener mucho desnivel se hace muy larga. Caminar con el gigante Vignemale cerca es una sensacion especial

 

Recursos :  


Introducción y Punto de Inicio

Para la introducción leer este post : Pirineos 2015 : Rodalada a la Gran Facha y Ascensiones


Descripción del recorrido

Tras haber descansado mucho mejor de lo que creíamos posible en el Refugio de Wallon, damos buena cuenta del escueto desayuno y sin entretenernos demasiado iniciamos la jornada de hoy que se prevé larga.

Dejamos el Refugio de Wallon entre la niebla



Una mañana fresca y con abundante niebla y humedad nos recibe mientras vamos remontando la Gave d’Arratile por un bonito sendero cruzando en varias ocasiones un riachuelo y acompañados de esbeltos abetos. La niebla da un ambiente especial a la mañana.

Bonitos parajes antes de empezar a ganar altitud




Vamos siguiendo la HRP que nos guiará hasta el Col d'Arratile por un terreno que cambia de amable senda a tremendo pedregal con duras pendientes.

Parece que por las partes altas ya está despejado



Poco a poco vamos ganando altitud aprovechando las zetas del camino entre los pedregales. Pronto alcanzamos el bonito Lac d’Arratile enclavado entre altos muros rocosos.

Lac d’Arratile




Dejamos a nuestra izquierda el ibón y seguimos ascendiendo. Desde nuestra posición ya divisamos el Col d’Arratile y nos podemos hacer una idea de la dura pendiente que nos espera. Lo tomamos con calma y alcanzamos una terraza que conforma un mirador magnífico hacia el ibón y el fondo del valle, buen sitio para tomar un respiro y comer algo.

Al fondo se divisa el Col d’Arratile, pararemos primero en la terraza que se ve en primer término a comer algo



La hora del almuerzo supone otra decepción al respecto del refugio de Wallon, la bolsa del picnic es más bien escasa, insuficiente. Menos mal que llevamos víveres de sobra en la mochila.

Un vistazo al Lac d’Arratile y al valle. La niebla ha quedado abajo



Habiendo descansado y comido algo recorremos el corto tramo que nos queda hasta el Col d’Arratile pasando por el Lac d’Arratile. Las vistas desde el Col d’Arratile son soberbias, magníficas. Llegamos a la parte española donde un vertiginoso descenso nos espera pero antes toca disfrutar del descomunal Vignemale que desde el fondo del valle su imponente figura se eleva en una pared de más de 1000 metros. Realmente espectacular.

Piedra y más piedra hacia el Col d’Arratile



Ahí tenemos el Col d’Arratile



Pero sin olvidar el magnífico Lac du col d’Arratile que bordeamos antes de llegar al collado



El el Col d’Arratile con el Vignemale de fondo



En este punto dejamos la HRP para bajar un poco “a intuición” por terreno mixto entre piedra y prado. Nos dirigimos a un valle verde, precioso, donde las vacas dan buena cuenta de la fresca hierba. El entorno es bucólico y nos entretenemos haciendo fotos de lo lindo.

¡Qué imagen! El verde valle y la mole del Vignemale presidiendo la zona. Inolvidable



A punto estuvimos de echarnos un rato …



La primera intención al diseñar el recorrido era perder altitud hasta cerca de los 2000 metros para enlazar con un sendero que nos llevaría al Ibón inferior de los Batanes y de allí al Ibón alto de los Batanes. Aunque barajando opciones vimos la posibilidad de enlazar directamente con el ibón alto y ahorrarnos unos 150 metros de desnivel que nos vendría de perlas para la subida que nos esperaba.

De este modo nos vamos desviando al oeste en busca de un repecho herboso que superamos y que nos deja a cierta distancia del Ibón bajo de los Batanes. Desde allí encaramos una empinada pendiente herbosa que superamos entre resoplidos para alcanzar el Ibón alto de los Batanes ubicado en una zona espectacular, abrupta, salvaje y solitaria.

Duros repechos hacia el ibón bajo de los Batanes



Ibón bajo de Batanes



Subiendo “sin piedad” hacia el ibón alto de Batanes



Ibón alto de Batanes



Una breve parada para recuperar el resuello y una mirada a lo alto para descubrir la salida del embudo en el que se encuentra el ibón. Es el previo al Collado del Letrero y está muy cerca … pero muy arriba. Nos espera una subida tremenda entre enormes pedregales, acentuándose la pendiente cuanto más subimos. Realmente fue un ascenso duro donde un pasito adelante, un pasito atrás era la tónica general … incluso con una corta trepada para salir a la parte alta.

Pues nada, nada … a atravesar la pedrera





Vignemale sigue presidiendo la zona




Por fin, el collado del Letrero



Llegados al Collado del letrero y con el calorazo que hace los compis van a refrescarse al Ibón de Letrero. Hemos decidido que, como vamos bien de tiempo (aunque al final nos fue bastante justo), subiremos al Pico Neveras. Encontramos pocas referencias de esta ascensión pero llevábamos en el GPS el waypoint del pico.

Ibón de Letrero



Como yo subo más despacio empiezo el ascenso un poco antes. El trayecto hacia el pico es malo, sin camino y muy empinado. Afortunadamente al cabo de un tiempo encuentro algunas fitas diseminadas. Unos 100 metros más abajo de la cima me alcanzan los compañeros de aventura y todos juntos coronamos el Pico Neveras.

Ibón de Letrero ascendiendo al Pico Neveras



Últimos repechos previos a la cima



La sensación de euforia es grande. Las vistas desde esta privilegiada atalaya son apabullantes tanto hacia la vertiente francesa con el Vignemale dominándolo todo como hacia la parte de Bachimaña toda salpicada con los ibones y embalses con los impresionantes picos de los Infiernos como telón de fondo.

Cima del Pico Neveras



Toca disfrutar de las vistas hacia Bachimaña, hacia Vignemale, los valles franceses …




Pero bueno, vamos a descender no sea caso que se nos haga tarde. Bajamos más o menos por donde hemos subido echando las manos en alguna ocasión hasta alcanzar de nuevo el collado del letrero y encarar la larga travesía que nos queda hasta el refugio.

Seguimos fitas que nos llevan a bordear el Ibón de Bramatuero alto por su cara este no sin ciertas dudas ya que hay fitas hacia todas direcciones. Empezamos a suponer que dependiendo del nivel de agua del ibón la gente transcurrira a mayor o menor altitud. Ante la duda optamos por elegir las sendas que ganan altura.

Ibón de Bramatuero alto




La broma nos va pasando factura ya que, a pesar de que no se superan grandes desniveles, es un contínuo sube y baja por terreno descompuesto.

Un continuo sube-baja



Afortunadamente cerca del Ibón de Bramatuero Bajo la cosa mejora y podemos avanzar a mejor ritmo. A pesar de todo antes de alcanzar el Embalse de Bachimaña alto y viendo que no llegaríamos antes de las siete enviamos a Jose, que anda sobrado de fuerzas, a que se adelante y confirme nuestra llegada a los guardas del refugio.

Ibón de Bramatuero Bajo




Bordeando la presa del ibón



De ese modo Pedro y yo vamos progresando con más calma bordeando el Embalse de Bachimaña Alto por su parte Oeste. Se nos hace muy largo ya que llevamos las fuerzas bastante mermadas y casi 12 horas de actividad, aunque finalmente y cerca de las 19:30 alcanzamos el magnífico refugio.

Embalse de Bachimaña Alto




El mal paso de Bachimaña, resbaladizo. Conviene pasar con precaución o acabas en el agua




Una ducha en unas instalaciones de lujo y una mejor cena con chupitos posteriores nos permiten relajarnos mentalmente … aunque Pedro y yo tenemos las piernas muy, muy cargadas … veremos mañana cómo afrontamos los retos que nos quedan por superar en el último día de travesía.

Refugio de Bachimaña, fin del segundo día




Buenas noches …

2 comentarios:

  1. Genial esta segunda y dura etapa, el contraste de los lagos con la ruda roca es espectacular, y que decir de la estampa del Vignemale...por cierto, no te lo comenté en la anterior crónica, para el año que viene tengo en mente una travesía parecida a esta, en la que sospesaba la posibilidad de pernoctar en Wallon, pero visto lo visto, y por lo que contáis, casi queda descartado...
    Enhorabuena por la entrada, voy a por la tercera!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, lo único bueno (por decir algo) del refugio Wallon es que las habitaciones son pequeñas y, por ejemplo nosotros tres estábamos sólos en una habitación. Aunque las camas se caían a trozos pero por lo menos pudimos descansar.
      La noche siguiente en el refugio Bachimaña nos comentó el guarda que Wallon iba a ser demolido y reconstruido.

      Eliminar

Siempre son bien recibidos vuestros comentarios.
Gracias!

Archivo del blog

"Si no se puede hacer cumbre pues te vuelves a casa tran tranquilo. Porque vamos, lo de morirse es una cosa jodida ..."

Carlos Soria