Pirineos 2016 - Pass'Aran en tres días - Día 3

Ficha Técnica


Fecha : 3/07/2016

Recorrido : Refugio de Eylie - Antiguas minas de Bentaillou - Collado Araign - Ibón d'Albe - Portillon d'Albi - Ibones d'Albi - Ibón Long de Liat - Ibones dera Horqueta - Ibones de Mauberme - Collado de Mauberme - Ibón Montoliu - Collado Montoliu - Refugio Montgarri

Distancia : 25,5km

Desnivel positivo/negativo :: 1958m / 1303m aprox.

Tiempo total con paradas : 11 horas 16min aprox.

Valoración : Tercer y último día de travesía. Etapa reina en la que volvemos a unir dos etapas de Pass'Aran. Tenemos por delante casi 2000m de desnivel positivo de los cuales unos 1600 los haremos del tirón en una primera e interminable subida que hay que tomarse con mucha calma. La parte francesa muy verde, magnífica, pasando por antiguas minas y la parte española deliciosa, totalmente salpicada de ibones en un entorno bucólico y de magníficas sendas.

Recursos :   Enlace al resumen de la ruta y al track completo


Punto de Inicio

Se inicia el recorrido en el refugio de montaña "Eylie". (información del refugio, cómo llegar, etc : http://giteseylie.jimdo.com/)

Descripción del recorrido

Los amables guardas del refugio Eylie no tuvieron inconveniente en dejarnos preparado el desayuno para que pudiéramos madrugar y afrontar esta larga etapa tras la cual todavía teníamos que coger el coche y volver a casa.

De este modo, y habiendo descansado plácidamente (en culpa, probablemente, por la buena dosis de tinto de la que disfrutamos en la cena) nos damos un buen madrugón, desayunamos y a las 5 de la madrugada ya estamos en el camino.

Listos para emprender la marcha, en el refugio todos duermen



Justo al lado del refugio hay un riachuelo y al lado un panel indicador que ya estudiamos el día anterior. Iniciamos senda por la margen izquierda del torrente. Vamos avanzando con la luz de los frontales afrontando una exagerada subida que enseguida nos aleja del pequeño reducto de casas en la que se ubica el refugio.

Con las primeras luces atravesamos un precioso bosque y alcanzamos una zona herbosa donde vamos siguiendo restos de las torres de instalaciones mineras.Estas torres alcanzan el pueblecito desde el que venimos y nos acompañarán en nuestro ascenso hasta gran altitud.

Sale el sol




Verde, muy verde toda esta zona



Pasamos por una zona con abundantes restos de minería, lo dejamos atrás y enseguida vemos las antiguas minas de Bentaillou. Todavía hay un reducto de casas y alguna boca de mina de tamaño considerable.

Restos de las instalaciones mineras




Al fondo vemos las casas de las antiguas minas



La senda cruza la zona



Sin entretenernos demasiado seguimos ascendiendo. La senda no da tregua y no concede ni un minuto de descanso, el ascenso es continuado y, en ocasiones, con un elevado porcentaje de inclinación. Conviene avanzar cada uno a su ritmo y reservando fuerzas para el largo trecho que nos resta.

Al dejar el despoblado atrás vemos la pista que sube hasta allí



Pasamos por una pequeña represa, punto en el que sería posible atajar ligeramente el recorrido utilizando el GR Transfronterizo tal y como está indicado en unas paletas. Decidimos hacer aquí la primera parada, llevamos casi 1000 metros ascendidos y vamos a recuperar.

En este punto sería posible atajar un poco el recorrido, decidimos descansar aquí




Un rato de descanso y algo de comida y reemprendemos el ascenso. Nada notable que remarcar, mucho prado y buen camino mientras fijamos la vista en el Collado de Araign, punto en el que el ascenso está casi dominado y donde la pendiente se suavizará mucho.

Poco a poco y disfrutando de las tremendas paredes que conforma el espectacular Mauberme alcanzamos el ansiado collado. Desde allí espectaculares vistas hacia el Ibón d’Araing y el refugio anexo (aquí terminaría la etapa oficial, nosotros seguimos).

Asoma el Mauberme



Collado e ibón d’Araign



Hasta el collado hemos venido siguiendo el GR-10, toca abandonarlo y continuar por sendero evidente dirección suroeste, ahora llaneando por fin.

Disfrutamos de una tregua en la pendiente



Un vistazo atrás



El sendero se encajona en un barranquillo, delante vemos la pedrera que hay que superar para alcanzar el Portillon d’Albi y con el cruzar la frontera para volver a España.

Avanzando hacia el Portillon



Subimos otra pendiente y vemos, con desgana, como entre la pedrera y nosotros hay un profundo barranco. No hay más remedio que descender, siempre por buen sendero, y remontar el desnivel perdido para afrontar la pedrera que se supera sin dificultad.

Ibón d’Albi



Ahí tenemos la pedrera, último escollo antes de cruzar la frontera



Alcanzamos el portillon y el pequeño Ibón d’Albi y nos asomamos a la vertiente española. ¡UAU! Un inmenso valle salpicado de ibones nos deja fascinado. La Amplitud tremenda de vistas y la comodidad del prado herboso nos invita a detenernos y dar buena cuenta de la comida que nos han preparado en el refugio.

Aquí estamos Portillón d’Albi



Imposible no pararse y disfrutar



Las vistas a lo lejos tampoco están mal



Saciada la retina y con el estómago contento descendemos de forma bastante incómoda por la vertiente española dirección suroeste. Mucha piedra suelta y el avance a media ladera acaba cuando alcanzamos los prados herbosos.

Vistazo atrás en el descenso



Aquí el avance es delicioso, llaneando y por una senda perfectamente dibujada, las curtidas piernas avanzan solas, como si acabáramos de empezar el día.

Avanzando a buen ritmo





Atravesamos un collado tras otro, un ibón tras otro, disfrutando de los magníficos parajes. Aunque, igual que el primer día, nos apena el pasar tan cerca de un coloso (el Pico Mauberme) y no tener tiempo de coronarlo.

Distrutando del sendero






Pero no hay tiempo para sentimentalismos, nos queda mucho por caminar. Dejamos atrás el Mauberme y su collado, y descendemos al precioso Ibón de Montoliu cuya poza se rodea de altivas paredes ofreciendo un entorno precioso.

Ibón de Montoliu






Bordeamos el Ibón y de nuevo a ascender hasta el Collado de Montoliu, último collado del día. Sólo queda un laaaaargo descenso por buen sendero hasta alcanzar la pista y, en pocos minutos el refugio de Montgarri para finalizar esta última jornada que pone el broche de oro a esta preciosa travesía.

Desde el Collado de Montoliu afrontamos el largo descenso



Está indicado, pero en ocasiones los múltiples senderillos que abren las vacas hace la primera parte algo perdedora



En el fondo del valle la pendiente se suaviza y el avance es cómodo y rápido





Y ahí tenemos el final del recorrido



¡Todo un placer compartir camino amigos!



Todas las fotos en Flickr

Pirineos - PassAran en 3 días - Día 3

2 comentarios:

  1. Enhorabuena Angel y cia. por vuestro precioso periplo pirenaico. Una zona bien chula y que os habéis merendado en tan sólo tres etapas. Bueno eso es algo en lo que estáis bastante entrenados y se nota ... (esas salidas cuando todavía es de noche ... jejeje). Precioso reportaje y preciosas fotos. Un abrazo y a seguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos conoces bien Paco, jejeje. Lo cierto es que es una vuelta fabulosa a la que no estaría mal ir con un par de días más de tiempo para incluir algunas cimas.

      Eliminar

Siempre son bien recibidos vuestros comentarios.
Gracias!

Archivo del blog

"Si no se puede hacer cumbre pues te vuelves a casa tran tranquilo. Porque vamos, lo de morirse es una cosa jodida ..."

Carlos Soria