Pirineos - Vuelta al Posets - Día 3 : Angel Orús–Ibón Llardana–Collado Eriste–Forquetas–Ibón Millars–Biadós–Camping Forcau

Ficha Técnica


Fecha : 5/07/2011 

Senderistas : Angel, Jose

Recorrido : Refugio Angel Orús - Bifurcación Canal Fonda - Ibón Llardaneta - Collado Eriste - Forqueta SurEste - Forqueta Norte - Ibón Millares - Cabaña Millares - Fuente Ferrosa - Bordas Biados - Camping Forcau

Distancia : 14,65km

Desnivel positivo : 1076m  Desnivel negativo : 1619m  Altitud máxima : 3016m

Tiempo total : 9h 53min  /  En Movimiento : 4h 42min

Valoración : Tercer y último día de esta fabulosa travesía alrededor del Posets. Especialmente bonita por la visita al Ibón de Llardaneta, nuestro primer ascenso a dos tres miles y el precioso ibón de Millares. Además el descenso al valle de Biadós entre un frondoso bosque le ponen el broche de oro a esta ruta.

Recursos :


Introducción y Punto de Inicio

En este tercer día saldremos del refugio Angel Orús, situado a 2100m de altitud. Visitaremos primero el Ibón de Llardaneta tras una dura subida que se inicia a los pies del refugio.

Posteriormente alcanzaremos el collado de Eriste atravesando una empinadísima pedrera. Desde el collado accederemos a las Forquetas (dos pequeños tres miles) y finalmente descenderemos desviándonos al Ibón de Millars.

Desde allí hasta Biadós un fuerte descenso por precioso bosque dará final a esta fantástica travesía.


Descripción del Recorrido

Amanece el tercer día de nuestro recorrido tras pasar una noche algo movidita. Quizás el cansancio de la anterior etapa, que la gente se acostó muy tarde o que había más ruido del esperado hizo que no descansáramos demasiado bien.

Aunque una vez engullido el consistente desayuno cargamos las pilas y ¡como nuevos!. Liquidamos la cuenta con el encargado del refugio y, tras recoger el picnic correspondiente conteniendo la comida del día, hacia las 7:30 de la mañana emprendemos la marcha conociendo lo que nos espera en los primeros metros, ya que los dos primeros kilómetros son coincidentes con el recorrido del día anterior.

Salimos tempranito dejando atrás el refugio Angel Orus



Una fuerte subida, sin tregua, que alterna senda con altos escalones de roca nos calientan rapidito hasta llegar al cruce donde se dividen los recorridos hacia el refugio de Estós y hacia el Ibón de Llardana, nuestro próximo destino.

La subida es fuerte y constante desde el inicio




Llegamos a la bifurcación hacia Llardaneta



En la ruta de hoy no hay tramos llanos, vamos ir subiendo constantemente hasta llegar al collado de Eriste situado a 2850 metros, posteriormente coronaremos las Forquetas a 3000 metros para después descender casi 1500 metros del tirón … un buen ‘menú’ para la jornada.

Desde la bifurcación tomamos por la izquierda siguiendo las señales del GR, subiendo continuamente ahora por tramos rocosos, ahora por senda.

Vamos ganando altura rápidamente



Un nevero con el Forcau Bajo de fondo



Bonito torrente …



… que atravesamos por éste puente



Pronto encontramos una bifurcación no señalizada, por la derecha la ruta convencional de ascenso al Posets por la canal fonda que ya se divisa desde aquí. Nosotros por la izquierda ascendiendo fuerte en unos últimos repechos que nos acercan al ibón de Llardana.

A la izquierda se divisa la canal fonda, a la derecha la afilada Tuca Baja



La Canal Fonda, acceso habitual para ascender al Posets



Detalle del nevero de la canal fonda



Seguimos subiendo y disfrutando del panorama




Últimos repechos antes del ibón



La ubicación del Ibón es espectacular, enclavado en un pequeño valle rodeado de alturas superiores a los 3000 metros y con un punto de escape al que debemos dirigirnos, el collado de Eriste.

El Ibón de Llardaneta, se aprecia en el centro el collado de Eriste y a su izquierda las dos Forquetas





Es un buen lugar para descansar un poco y disfrutar del entorno. El ibón es precioso y conviene disfrutar de estos placeres que se nos ofrecen a la vista tranquilamente.

Tras descansar un poco continuamos nuestra marcha rodeando el ibón por la derecha, llaneando cómodamente hasta dejarlo atrás y encarar la temida cuesta que da acceso al collado de Eriste. Doy fe de su justificada fama de hacerte sacar la lengua, son pocos metros pero en ocasiones la inclinación alcanza el 46% mientras subes por la escarpada pedrera haciendo zetas continuamente.

El empinado acceso al collado de Eriste




Hacia abajo …



La recompensa merece el esfuerzo. Una vez llegamos al Collado de Eriste (2850m), podemos disfrutar de una visión inigualable del ibón que hemos dejado atrás con el macizo de la Maladeta, amén del valle en el que se ubica el refugio de Angel Orús. En la otra vertiente podemos divisar la zona por la que descenderemos y, aún muy lejos, las verdes bordas de Biadós.

Llegando al Collado de Eriste



¡Por fin! Collado de Eriste, 2850 metros, atrás las Forquetas



Vistas hacia el Ibón



Llegan mas montañeros para hacer la cresta de Los Espadas,en la foto vemos la zona por la que bajaremos nosotros y la susodicha cresta



Allá van …




Llegados al collado tenemos la posibilidad de coronar las Forquetas, dos pequeños tres miles (3004 y 3007) que están muy cerca. Nosotros decidimos acercarnos y conquistar nuestro primer tres mil, aunque para evitar esfuerzos innecesarios dejamos las mochilas para subir más cómodamente.

Para ello desde el collado encaramos un ascenso guiados por fitas. No hay que buscar atajos ni inventarse pasos. El ascenso no es muy difícil pero no está carente de riesgo. Hay mucha piedra descompuesta y algún paso expuesto en el que conviene saber dónde pones los pies.

Empezamos la subida, con cómodas trepadas


Alguna un poco más expuesta …




Siguiendo las fitas llegaremos a un collado intermedio desde el que podemos acceder a las dos forquetas, el orden no importa ya que el collado es punto coincidente.

Una empinada pedrera que da acceso al collado entre las dos cimas



Tramo de cresteo con el Posets al fondo, el ibón de Llardaneta quedó muy abajo



Vista del collado y las dos cimas



El acceso a la Forqueta Sur Este tiene dos pasos posibles.
En la primera foto Jose en uno de los pasos, algo expuesto.
En la segunda foto aparezco yo en el segundo paso, que se alcanza rodeando el primer paso por la izquierda y perdiendo algo de altura.




Cima de la Forqueta Sur Este (3004m), a la izquierda la otra Forqueta



Desde la cima disfrutaremos de vistas similares a las que teníamos desde el collado, añadiéndole la vertiente Sur Este donde se ubica el Ibón Alto de Bagüeña y los picos Eristes.
La sensación es muy especial, disfrutamos un buen rato de tan privilegiadas atalayas y emprendemos el descenso de nuevo hacia el collado.

Conviene disfrutar del entorno



El Ibón Alto de Bagüeña y los Eristes



Tiramos de zoom para ver los maladetas




Yo ya tiro para abajo …



Y Jose se alcanza a coronar la segunda Forqueta (3007m)



En la segunda forqueta, con el Posets al fondo



La Forqueta Sur Este se ha ido llenando de gente …



Una vez en el collado volvemos a cargar las mochilas y, tras un rato de animada charla con unos chicos que hacen nuestra misma ruta, encaramos el prolongado descenso que nos espera hasta el Camping Forcau. Desde el collado, unos 1300 metros del tirón.

El primer tramo de bajada está muy empinado pero se baja cómodamente, avanzamos muy rápido hasta encontrar un primer nevero que debemos atravesar abriendo huella. La nieve está algo dura aunque conseguimos pasar sin demasiados problemas.

Empezamos el empinado descenso





Evitamos otro nevero por un tramo pedregoso y, tras cruzar otro más con cuidado, encaramos el último que presenta poca pendiente y yo acabo bajando haciendo ‘culing’.

Lástima no haber traido un trineo, jeje



Tras descender unos pocos metros más llegamos a una especie de vallecito donde la senda llanea. En este punto tenemos dos opciones, seguir las marcas del GR manteniendo el recorrido oficial o desviarnos a la izquierda para visitar el Ibón de Millars, a sabiendas de que el descenso hasta el Ibón es complejo, lento y costoso.

Nosotros optamos visitar el Ibón. Para ello nos desviamos a la izquierda para coronar un pequeño cerro en el que vemos una gran fita de piedras. Coronado el cerro podemos disfrutar de la visión del imponente Ibón de Millars. ¡Espléndido!.

El Ibón de Millars



Nuestra intención es descender hasta su base y luego bordearlo para conectar con una senda que nos permitirá regresar al recorrido original. Para ello vamos siguiendo primero unas fitas que encontramos, aunque a mitad descenso desaparecen y tenemos que buscarnos la vida avanzando por los mejores pasos que podemos encontrar.

Emprendemos el descenso, sin camino claro



No es fácil ya que encontramos numerosos tramos cortados por altos riscos, aunque finalmente desviándonos hacia la izquierda en el sentido de la marcha alcanzamos una pedrera que nos permite descender saltando de roca en roca.

Finalmente alcanzamos la orilla por la pedrera del fondo



Una vez llegados a la orilla “sólo” debemos ir bordeando el ibón hasta alcanzar la zona en la que se ubica la presa que lo retiene. Y digo “sólo” porque los primeros doscientos metros es un caos de rocas en el que pondremos a prueba nuestro equilibrio y paciencia.

Aunque el esfuerzo compensa, ya lo creo que compensa. El ibón es puro disfrute y como el clima acompaña decidimos darnos un buen chapuzón que nos pone los pelos como escarpias. El agua estaba fresquísima y nos dejó como nuevos, aunque hubo que pensarlos dos, tres y hasta cuatro veces para meterse, jejeje.

¡La recompensa!



Una refrescante recompensa en el Ibón de Millars


Tras el refrescante baño retomamos el camino acabando de bordear el ibón ahora por zona herbosa, más amable que las rocas. Pronto llegamos a la presa donde encontramos una multitudinaria excursión de chavales que al parecer están de colonias en la zona del camping del Forcau.

Al salir del ibón tenemos esta espectacular vista



Seguimos nuestro periplo siguiendo una senda que nace hacia la derecha desde la presa y que, descendiendo claramente, conecta con el GR que hemos abandonado para visitar el Ibón.

A partir de aquí, ya sin desvíos, todo para abajo sin tregua. El tramo que nos queda hasta Biadós es disfrute 100%. La senda perfecta. Prados abundantes, bosques frondosos, riachuelos … no se puede pedir más.

Vistas de la zona de descenso, puro disfrute !!




Poco tengo que contar de este descenso, que es fácil salvo por el desnivel acumulado en descenso que pondrá a prueba nuestras piernas. Por lo demás basta ir siguiendo las abundantes marcas de GR y la más que evidente senda.

El entorno es puro espectáculo





Pasamos por la ‘Font Ferrosa’



Una vez llegados al fondo del valle, cruzaremos un riachuelo por un puente de madera y conectaremos con el camino que ya habíamos pisado el primer día.

Esto se acaba … ya vemos las bordas de Biadós y al fondo el refugio




Cruzamos un riachuelo y un último repecho nos deja en la pista de Biadós





Vista atrás … ¡ESPECTACULAR!



Dejamos a nuestra derecha el refugio de Biadós y avanzamos unos pocos metros por la pista para abandonarla inmediatamente por la izquierda a la vista de un poste del GR11 que nos permite atajar y en poco más de 1km llegar al final de esta magnífica travesía que hemos disfrutado cada minuto como enanos.

El refugio de Biadós, lo dejamos a la derecha



Finalmente se acaba esta espectacular travesía de tres días que nos ha dejado totalmente satisfechos, cumpliendo con creces nuestras espectativas.

Una travesía totalmente recomendable, muy variada, con la comodidad que te dan los refugios, con la posibilidad de ascender a tresmiles y con algunas de las mejores visiones panorámicas de los pirineos.

7 comentarios:

  1. Espectacular ruta la que os habéis marcado.
    Las fotos, una preciosidad.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Acabo de descubrir vuestro blog y me ha gustado mucho, enhorabuena! A finales de agosto me voy también a la zona de Posets y si ya tenia ganas de ir, viendo vuestras fotos me han entrado aún más... Me apunto vuestro recorrido! Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Fantástico broche final a vuestra aventura Pirenaica. Como tu dices RUTÓN!!!!. Vuestra aventura a pasado por una variada amalgama de diversos tipos de parajes. Bosques, alta y media montaña, ibones etc....
    Sin duda que para la próxima vez que vuelva al Pirineo tendré muy en cuenta esta ruta.
    Felicidades por vuestra aventura y por las grandes crónicas con las que me habéis echo sentir como si estuviera con vosotros.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Casí hace un mes que hicimos esta ruta y si pudiera volvería mañana para repetirla. Solo me ha faltado el estupendo relato de Ángel y las bellas imagenes de los lugares que fuimos visitando.

    Hasta pronto Pirineos, Ángel ¿cuando volvemos?

    Saludos y B.R.A.T.

    ResponderEliminar
  5. Justo un año después (del 5 al 7 de julio del 2012) siguiendo tus buenos ,hemos hecho la misma ruta,una maravilla, con ciertas dosis de aventura,si te pilla la tormenta en el tramo final de la segunda etapa.Afortunadamente no fué así. Enhorabuena por tu blog y muchas gracias.
    Saludos Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que disfrutarais por lo menos tanto como nosotros. Es una ruta encantadora!

      Eliminar

Siempre son bien recibidos vuestros comentarios.
Gracias!

Archivo del blog

"Si no se puede hacer cumbre pues te vuelves a casa tran tranquilo. Porque vamos, lo de morirse es una cosa jodida ..."

Carlos Soria