El Port : Penyagalera - Ulldemó - Paridora - Algars - Estrets

Ficha Técnica


Recorrido : Arnés (carretera dels Estrets) - Mas Nou - Collet Roig - Coll de la Creu - Toll del Vidre - Coll del Pelele - Punta de Penyagalera - Coll del Pelele - Mas del Quatre - Río Ulldemó - Mas de García - La Pataquera - Masets de Lino - La Enclusa - Llometes de Venancio - Clot de la Pega - Barranc de La Paridora - Río Algars - Estret d'Algars - Mas de Pau - Mas de Damiá - Mas de l'Arriero - Coll de Xertó - Mas de les Valls - Coll de la Ferrera - Els Pradets - Coll del Xato - Mas del Torrero - Estrets d'Arnés - Els Aiguamolls

Distancia :  44km

Desnivel positivo : 2400m aprox. Altitud mínima : 427m  Altitud máxima : 1091m

Tiempo total : 15h 30min  /  En Movimiento : 12h 30 aproximadamente

Valoración :  ¡Cuidado! Este recorrido es ... como decirlo ... ¡excesivo!. Muchos km., mucho desnivel, zonas expuestas, dificultosas  ... y de una calidad tremenda. Agua por doquier, sendas preciosas, oscuros bosques, panorámicas de escándalo, trepadas, destrepadas, cuerdas, pozas, ríos, masías, cuevas ... un recorrido del que podrían salir tres o cuatro rutas "normales".

  
 

Recursos :


Introducción y Punto de Inicio

De nuevo caemos en las “garras” del Port, y otra vez nos ha dejado enamorados, embelesados y fascinados por sus mágicos rincones. Tan pronto encaminas tus pasos por los suaves remansos del río Ulldemó como te ves enriscado entre las verticales paredes del barranco de La Paridora.

Del mismo modo que asciendes a las alturas del Penyagalera para contemplar las magníficas panorámicas, como te ves envuelto entre las estrechas paredes del Estret de l’Algars.

En esta ocasión nos hemos ido a visitar la zona de Arnés y Beceite. Había muchos puntos de esa parte del parque que no conocíamos y nos apetecía visitar. Así que para aprovechar el desplazamiento montamos un recorrido “de los buenos”, unos 36km de magnífico senderismo.

Comentándolo con “el mestre” José Luis, nos estuvo tentando para visitar el barranco de la paridora, que nos caía un poco a desmano pero que con las lluvias caídas en los últimos días tenía que estar fabuloso. Así que … añadimos más leña al fuego y nos quedamos con 44km de recorrido. Todos y cada uno de ellos merecieron la pena.

Respecto a la dificultad, hay dos “paredes” importantes que superar, la subida a la Penyagalera y la subida desde la paridora hasta lo Masets de Lino. Entre los dos suman unos 1200m de desnivel positivo. Luego hay muchos tramos de sube-baja y tres “chinchetas” en las partes finales del recorrido que pasarán factura. Técnicamente el tramo del barranco y del río algars es lo más complejo del recorrido, especialmente si viene cargado de agua como en esta ocasión. Conviene saber que hay tramos que habrá que usar dos cuerdas fijas para progresar y varias sendas aéreas en las que no está admitido ningún resbalón. ´

Para iniciar este recorrido deberemos desplazarnos hasta Arnés y tomar la estrecha pista asfaltada que nos dirige hacia els Estrets d’Arnes (está indicado). Nosotros aparcamos cerca de un poste que indica “Estrets d’Arnes 2km”, aunque se puede dejar más cerca o incluso en la misma entrada de los Estrets.


Descripción del Recorrido

Habiendo aparcado a unos escasos dos km. de los Estrets d’Arnes, un poco después de pasar el Mas d’Albanell, empezaremos el recorrido retrocediendo por la pista asfaltada hasta alcanzar una pista de tierra que nace a nuestra izquierda (sur) que seguiremos.

Este camino alterna tramos de pista con otros de senda. Se avanza cómodo, con ligeras subidas y bajadas pero sin ninguna dificultad. Pasaremos por el Collet Roig y seguiremos avanzando hasta las cercanías del Coll de la Creu.

Si alcanzamos el Coll de la Creu, punto en que se coincide con la pista del Toll del Vidre, es que nos hemos pasado (a nosotros nos ocurrió). Un poco antes de alcanzar el collado hay una senda que transcurre por la izquierda en el sentido de la marcha que debemos tomar.

Mas d’En Colet



La senda nos deja en el camino del Rivet de les Valls que tomaremos hacia nuestra derecha (este)  para, ahora sí, conectar con la pista del Toll del Vidre. En este camino encontramos muchísimos árboles cruzados en el camino. Rotos por el agua, el viento y la nieve. Fué una tónica en la mayoría de sendas del día.

En la pista del Toll del Vidre, el Algars con buen caudal



Una vez en la pista avanzaremos hacia la izquierda (sur) sin desvíos durante un par de quilómetros hasta alcanzar la zona habilitada como párking, justo al lado del Toll del Vidre que conviene visitar.

El Mas de Miralles y la Moleta del Molló



El Toll del Vidre es un precioso rincón con un salto de agua del Río Algars que en verano se convierte en una zona de baño preciosa.

El Toll del Vidre, espectacular con tanta agua




Seguiremos nuestro camino por la pista cruzando en alguna ocasión el río Algars hasta encontrar una bifurcación con una pintada blanca en una roca indicando Penyagalera. Nosotros por la pista de la derecha para ganar altura.

Hacia el Penyagalera




Primero se asciende suavemente por pista hasta que ésta acaba en senda donde se empieza a ganar desnivel de forma más directa y decidida. Estamos dirigiéndonos hacia el Coll del Pelele, punto de unión entre el valle del Río Algars y el Río Ulldemó y tenemos que ganar unos 400 metros de desnivel.

El ascenso es duro, conviene tomarlo con calma




Aprovecharemos la proximidad de la cima del Penyagalera para visitar su vértice geodésico. Si observáis el mapa hicimos una pequeña circular para visitar la cima. Subimos por un corto cresteo sin demasiada dificultad y volvimos al Coll del Pelele por otra senda mucho más marcada que coincide con las pintadas del recorrido del Estels del Sud.

Vista atrás subiendo al Penyagalera



Subiendo

 




Las vistas desde el Penyagalera bien merecen la visita y la conquista de un vértice más para la colección acaba de justificar el ascenso.

En la cima del Penyagalera





Dejamos el Penyagalera para volver al Coll del Pelele




De vuelta al Coll del Pelele proseguiremos nuestro camino ahora descendiendo de forma clara y directa hacia el curso del río Ulldemó. Apretadas zetas nos harán perder altitud a marchas forzadas.

Descendiendo hacia el Ulldemó





Alcanzamos el curso del río y nos ponemos las sandalias para cruzarlo, sabíamos que hoy íbamos a encontrar agua pero la cosa promete.

Toca cruzar el río




Tras cruzar el río alcanzamos una pista que tomamos hacia la izquierda (sur). Nos dirigimos hasta el final de la misma siguiendo el curso del río Ulldemó y disfrutando de las bellas estampas que nos ofrece.

Por el Ulldemó






Tras un par de km. alcanzamos el final de la pista, estamos en la Pataquera y vamos a emprender el ascenso hacia los Masets de Lino. Hay un poste que nos marca el inicio del sendero.

Inicio de la senda hacia los Masets de Lino



El ascenso se realiza por un PR muy cuidado, camino limpio y de buen trazado. Tenemos un paredón de 500 metros a superar en algo más de 3km. Las astutas lazadas de la senda nos permiten ir ganando desnivel mientras disfrutamos de las magníficas panorámicas que se abren ante nuestros ojos.

Ascendiendo y disfrutando de las vistas





Ahí tenemos la Mola de Lino



Alcanzados los Masets de Lino tomamos la pista de acceso a los mismos y la seguimos sin desvíos.

Los Masets de Lino




Pasaremos por La Enclusa, una curiosa formación rocosa y tras varios km. alcanzaremos una cadena que corta el paso a los vehículos. Estamos en las cercanías de las Llometes de Venancio y podemos ver una balsa contra incendios y una señal de peligro que nos advierte de la posibilidad de encontrar reses bravas en la zona.

La Enclusa



Ahí delante quedan las Llometes de Venancio



Ya las tenemos a tiro




Un par de km. más por la pista hasta alcanzar un rellano a la izquierda en el que nos adentramos para buscar la senda de entrada al barranco de la paridora.

Por ahí abajo queda el barranco de la Paridora, ahora nos metemos



Nos costó lo suyo encontrarla, hasta en dos ocasiones tuvimos que retroceder hasta encontrar las fitas adecuadas que nos llevaron a la senda correcta. La barbaridad de árboles caídos no nos facilitó la tarea.

Finalmente tomamos la senda y, a veces andando, a veces saltando y unas cuantas a rastras conseguimos sortear la peor parte. Entre lo estrecho de la senda y la cantidad de árboles caídos fue un tramo bastante exasperante.

Por fin en la senda correcta



Se desciende de forma muy directa hasta alcanzar un gran salto de agua. Estamos en pleno barranco y está cargadísimo de agua. Se nos pasa el cansancio y el mar humor de la dificultosa senda. Vamos a disfrutar de lo lindo en este tramo.

¡Agua! ¡A raudales! ¡Fresquísima!






El barranco de la paridora se suele descender de forma deportiva, aunque existe una senda que va buscando pasos imposibles que nos permitirá ir descendiendo sin necesidad de montar rápeles.

Dejamos el paradisíaco rincón para cargar adrenalina trepando…



… y destrepando




No hay que perder ni las fitas, ni las marcas rojas. Nos costó lo suyo ir avanzando ya que las pintadas y fitas están muy bien dispuestas para subir el barranco, más difícil resultó encontrarlas en la bajada que íbamos realizando.

Hay quien baja haciendo barranquismo



Está todo precioso




Tras disfrutar de las pozas y sufrir los directos ascensos y descensos que realiza la senda. Pasar un par de tramos con cuerdas y poner los pies a remojo alguna vez que otra alcanzamos el curso del río Algars.

Vamos a descenderlo para visitar el estrecho de Algars a ver si hay suerte y podemos pasar. En ocasiones el agua desaparece del lecho y vuelve a aparecer en bonitas cascadas y saltos de agua mientras vamos descendiendo por el río.

Por el Algars, algunos tramos secos



… y en otros con agua hasta …



En un punto cercano al estrecho vemos una fita de piedras en la parte derecha del lecho del río (en sentido descendente), marca el inicio de una empinadísima senda que se puede utilizar si el estrecho está inundado.

Ahí tenemos los estrechos



Finalmente y tras arremangarnos los pantalones en más de una ocasión alcanzamos el estrecho y, no hubo suerte, hay más de dos metros de agua y no llevamos fundas adecuadas para no mojar las mochilas y las cámaras.

Pero habrá que retroceder, demasiada agua



Así que toca retroceder hasta la fita que habíamos visto y evitar el estrecho por la aérea senda que nos hace ganar altitud de forma directa y ofrece un par de pasos con cadena y cuerda en mal estado, ¡cuidado!.

Remontamos de nuevo un tramo por el río



Cuidadín con esta senda



Finalmente aparecemos al otro lado de los estrechos y ya en terreno mucho más cómodo seguimos descendiendo por el río, en muchas ocasiones por el cauce, hasta alcanzar el Mas de Pau.

Ya estamos en el otro lado de los estrechos



Por el Algars … no hay camino, así que a remojarse







Alcanzando el Mas de Pau



En esta masía conviene visitar la bonita fuente escoltado por magníficos árboles antes de tomar la pista que aquí nace en dirección de nuevo al Toll del Vidre.

El Mas de Pau





Pasaremos por la masía/refugio de Damiá y cruzaremos en varias ocasiones el río Algars hasta alcanzar una bifurcación en la que nace una pista por la izquierda. La tomamos ascendiendo en dirección al Mas de l’Arriero.

Vamos por la pista, lo que no evita que sigamos poniendo los pinreles a remojo



Vistazo atrás, un puente natural



El Mas de Damiá



Atravesamos unos prados en dirección Norte hasta conectar con una senda que sube de las cercanías del Toll del Vidre y que tomaremos hacia la derecha (NorEste) para ir subiendo hacia el Coll de Xertó.

Desde el Coll de Xertó tenemos una excelente vista del Mas de les Valls y del Coll de la Ferrera, nuestros próximos destinos. Descenderemos por magnífica senda entre bosque hasta alcanzar el Mas de les Valls.

Excelentes vistas desde el Coll de Xertó



Llegando al Mas de les Valls … más agua



Vista atrás, el Mas de les Valls y el Coll de Xertó de donde venimos



Dejamos el Mas a nuestra izquierda y continuamos nuestro camino ascendiendo hacia el Coll de la Ferrera. La senda está inundada de verde, agua y frescor. Puro gozo y disfrute que nos quita el cansancio.

Hacia el Coll de la Ferrera




Desde el Coll de la Ferrera descendemos de nuevo hasta la zona de Els Pradets, punto donde se puede iniciar el cresteo de la Ballestera. No será en esta ocasión que ya vamos servidos.

Seguimos por la pista ascendiendo ligeramente hasta alcanzar el Coll del Xato. En este collado se inicia otro cresteo, que tampoco haremos. Descendemos un poco por la pista para encontrar una senda que nace a nuestra izquierda, la tomamos para rodear la mole rocosa de La Falconera.

Esta senda es puro gozo, en cómodo descenso y acolchada por la vegetación nos permite imprimir un buen ritmo hasta alcanzar el río dels estrets que cruzamos mojándonos por enésima vez.

Ya estamos en la senda de Els Estrets



Tras cruzar el río conectamos con la transitadísima senda dels Estrets d’Arnes. La tomamos hacia la izquierda (norte) y ya no la dejaremos hasta el final dels Estrets.

Por els Estrets






Esta zona tiene infinidad de vías de escalada que surcan las empinadas paredes. En un tramo del recorrido encontramos unas escaladoras que nos dejaron cinco minutos embelesados viendo cómo progresaban en estilo “free climbing”.

¿Las véis?



Más cerca …



Ahí están



Hay que estar atentos, cuando se acaba la senda y una empinada rampa nos separa del párking habilitado, deberemos desviarnos a la izquierda siguiendo la senda y las marcas del PR.

Poco nos queda para acabar. Una primera bifurcación por la derecha y una segunda por la izquierda nos permite atravesar la zona dels Aiguamolls y alcanzar la carretera dels Estrets y el lugar donde tenemos aparcado el coche.

Esto se acaba … con los últimos rayos del sol finalizamos el recorrido

9 comentarios:

  1. UAUUUUUU, inolvidable ruta, larga, dura, "peligrosa", pero chulísima, hermosa, de las que te dejan marcado "a fuego" su recuerdo.

    Buena crónica y gran elección de fotos Ángel.

    Saludos y B.R.A.T.

    ResponderEliminar
  2. Increble, menuda ruta que os habeis hecho...es una lastima que nos pille ya lejos de casa pero me habeis motivado para ir un fin de semana por alli y rebentar las piernas, gracias por esta cronica, ha sido un recorrido completisimo...saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola

    Impresionante!!!

    Precioso!!!

    Me apunto la ruta dos veces, porque del tirón no seremos capaces de hacerla.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Natros també hem fet un tram de esta ruta, som afortunats que ho tenim aprop això.

    ResponderEliminar
  5. Impresionante ruta, por su belleza, dureza y variada.

    Me la apunto para hacer al menos un par de rutas.

    Saludos

    Simón

    ResponderEliminar
  6. Menuda ruta e impresionante reportaje.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡Bestiaaaasss!!!, como he disfrutado leyendo cada linea y viendo cada foto de este rutón, espectacular, enhorabuena.

    El Barranc de la Paridora lo descendimos en noviembre de 2011 y no lo pudimos completar, habrá que pensar en volver...

    Ah!! ya tenéis mi voto en el concurso...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dani. Lo cierto es que disfrutamos como animales, jajajaja.

      No te faltará mi voto.
      Saludos,

      Eliminar
  8. impresionante!!! tomo buena nota !!! muchas gracias por compartir rutas como esta, con nosotros.!!! seguid así.

    ResponderEliminar

Siempre son bien recibidos vuestros comentarios.
Gracias!

Archivo del blog

"Si no se puede hacer cumbre pues te vuelves a casa tran tranquilo. Porque vamos, lo de morirse es una cosa jodida ..."

Carlos Soria