Alto Maestrazgo : Ares - Molinos - Mola

FICHA TÉCNICA DE LA RUTA
Alto Maestrazgo : Ares – Molinos - Mola
Fecha 22 de Noviembre de 2009
Senderistas Angel, Jose
Valoración
Destacable Interesante recorrido por los molinos de agua y estupendas vistas desde la mola
Recorrido Ares – Barranco de los Molinos – Fuente de Regatxols – Nevera de Regatxols – Mola y Vértice de Ares - Ares
Problemas Ninguno
Distancia 9,78
Desniveles Alt.mínima : 892m - máxima : 1321m - acumulada : 521m
Tiempo total 3h 22min, 2h 33min en movimiento, 3.84km/h en mov.
Dificultad Fácil
Track Descarga en Wikiloc


INTRODUCCION

Estamos ante una bonita y cómoda excursión por el término de Ares del Maestre.

Partiendo del centro de la pequeña población descenderemos considerablemente para visitar antiguos molinos que funcionaban con la presión del agua del barranco en el que están situados.

Seguiremos el sendero SL-CV 45. Este sendero transcurre a través de un antiguo camino de herradura el singular sistema hidráulico que se conserva en el Barranc dels Molins, compuesto por 5 molinos harineros conectados entre si con el objetivo de aprovechar al máximo el agua disponible. Estos molinos fueron construidos en la segunda mitad del siglo XVIII durante un periodo de auge económico y demográfico. Posteriormente, la competencia de las máquinas de vapor y la industrialización los dejaron obsoletos. Cabe decir que el Barranc dels Molins está declarado Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de Espacio Etnológico.

Nosotros realizamos el recorrido del sendero a la inversa, empezando desde el molino inferior.

Posteriormente, y sin finalizar el primer sendero circular, nos desviaremos para visitar la fuente y nevera del Regatxol enlazando con el sendero SL-CV 46 para ascender a la Mola de Ares, declarada Paraje Natural Municipal. De este modo podremos visitar su vértice geodésico (1321 metros de altitud), conocido como el Molló dels Soldats y recrearnos con las magníficas vistas que desde allí se contemplan. Nosotros no pudimos divisar tanto, pero aseguran que puede verse en un dio claro puntos tan lejanos entre sí como el Montgó situado en la Marina Alta, las Islas Columbretes, el Montsià e incluso los Pirineos y la Sierra de Tramontana en Mallorca.

Esta estratégica posición fue utilizada en el siglo XVIII por la Academia de Ciencias de Paris para definir el metro.

La gran cantidad de medidas dispares que había en la época hizo necesario que se definiera con exactitud cuánto debía medir un metro. Se acordó definirlo como la diezmillonésima parte de la longitud de un cuadrante de un meridiano terrestre. Obviamente esto implicaba medir la longitud de este cuadrante, para determinarlo se organizó una expedición que mediría un arco de meridiano desde Dunkerke hasta Barcelona. El método de medida era muy sencillo, se trataba de calcular distancias entre puntos elegidos en torno a este meridiano por simple triangulación. La llegada de la expedición a Barcelona dio nombre a dos calles muy conocidas en la ciudad, la Meridiana y el Paralelo. Pero las medidas realizadas hasta Barcelona eran insuficientes por lo que se decidió prolongar el meridiano hasta Argelia. Fue en esta prolongación cuando pasaron por la Mola de Ares, convirtiéndose en uno de los puntos de triangulación elegidos por la expedición. Hoy podemos encontrar en la Mola un vértice geodésico de primer orden.


Fuentes : aresdelmaestre.com


PUNTO DE INICIO

Para iniciar este recorrido nos desplazaremos a la pintoresca población de Ares del Maestre, aparcando en la plaza central del pueblo. En la misma plaza encontraremos los primeros postes indicadores.


DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO   

Desde la plaza mayor nos dirigimos hacia el sur para encontrar el primer poste indicador en la misma plaza. Lo seguimos atravesando las estrechas calles del pueblo para acabar encontrando un camino de herradura con otro poste indicador, cerca de las últimas casas.

En la plaza encontramos el primer indicador

Abandonamos el pueblo por estrechas calles

Enfrente nuestro una amplísima visión se nos ofrece, pudiendo divisar claramente la esbelta figura del Penyagolosa. Asimismo la visión del barranco de los molinos permite hacerse una idea del recorrido que vamos a acometer.

Vamos perdiendo altitud

Seguimos el camino de herradura que, sin ninguna dificultad orientativa, nos permite perder altitud en cómodas lazadas. Hay tramos en los que se puede atajar pero conviene respetar el camino y, de este modo, evitar la creación de torrenteras de agua que acabarían echando a perder los esfuerzos de los paisanos en recuperar estas antiguas vías de comunicación.

El camino de herradura

El camino comunica con una pista donde encontramos otro poste indicador, lo seguimos por nuestra izquierda en dirección a una cercana construcción.

Llegamos a la pista, continuamos por la izquierda

Unos pocos metros y llegamos a las instalaciones del primer molino que visitaremos, el que se encuentra en el nivel más bajo del barranco. Se trata del Molí del sol de la Costa, que presenta una edificación reconvertida en casa rural y un curioso acueducto para conducir el agua a los puntos adecuados.

Casa rural

Acueducto en el Molino

Sin abandonar la pista continuamos avanzando en dirección al Molí de la Bassa Rodona, punto en el que abandonamos la pista para tomar un senderillo que nace a la derecha de ésta, suficientemente indicado.

El Molí de la Bassa Rodona

La senda nos lleva al siguiente molino, el Molí de la Casa de Dalt. Pasaremos por delante de esta edificación desde la cual ya se divisa el salto de agua que abastece estos molinos, aunque en esta ocasión el preciado líquido brillaba por su ausencia.

El Molí de Dalt

Vista de los molinos con el salto de agua al fondo

La siguiente parada es el Molinet , en el que podremos visitar su interior. Sin dejar la senda continuaremos ascendiendo hasta el último molino, el Molí de La Roca.

Panorámica

Es el primer molino de la red de agua, construido en el año 1774. Impresiona su cubo circular de 22m de altitud y 1,7m de diámetro, la mayor parte del cual excavado en la roca. Recibe el agua de una pequeña balsa alimentada por el Ullal de La Roca y la Fuente dels Regatxols.

El Molino de La Roca

Desde el molino tomamos una estrecha y empinada senda que nos llevará al siguiente poste indicador hacia El Salt, donde podemos acercarnos y asomarnos al barranco para observar con detenimiento el ingenioso sistema de conducción del agua para cada uno de los molinos.

Indicador al Salt

Pasamos por el lado de un lavadero

Parte superior del molino

Desandamos nuestros pasos hasta el poste indicador y ascendemos unos pocos metros entre los bancales para encontrar un paso a nuestra derecha que nos permitirá cruzar el salto de agua por una cornisa superior.

Ascendemos hasta las primeras paredes rocosas de la derecha

Una vez cruzado el salto, el camino se afianza transcurriendo por una ancha cornisa desde la que se puede disfrutar de inmejorables vistas del pueblo.

Bonito camino

Estupendas vistas

Proseguimos nuestro camino que transcurre entre muretes de piedra y que va ganando altitud sin grandes complicaciones.

El avance es cómodo

Encontramos la mayor manada de cabras que hemos visto nunca

Tomaremos como referencia el avance dirección NorEste, manteniendo a nuestra derecha el barranco de Cantallops y siguiendo los márgenes de las fincas que nos llevarán sin pérdida al Mas del Planet.

Seguimos disfrutando de inmejorables vistas

Dejamos a nuestra derecha el barranco de Cantallops

Llegamos al Mas del Planet

Continuamos, dejando el mas a la derecha

Sin dejar el ancho camino llegaremos a una pista asfaltada que tomaremos hacia la izquierda en descenso para encontrar un lavadero, la Fuente del Regatxol y un refugio, todo ello enclavado en un bonito rincón perfectamente acondicionado.

El lavadero y la fuente del Regatxol

En este lugar enlazamos con el otro sendero local y a la vista de las indicaciones nos encaminamos hacia la nevera del Regatxol.

Enlazamos con otro sendero

Un corto pero empinado tramo de bonita senda nos acerca hasta la nevera del Regatxol.

Subiendo fuerte hacia la nevera

La nevera del Regatxol

La Nevera merece un punto y aparte. Construida durante la primera mitad del siglo XVII con una clara finalidad comercial, la nevera de la Mola de Ares está situada en la ladera izquierda del barranco que baja desde la cima hasta la fuente de los Regatxols, en un lugar con fuerte desnivel, orientada hacia al norte y 1200 m sobre el nivel del mar. De cuidada construcción, tiene una capacidad máxima de 650 m3 de nieve. Presenta tres niveles claramente diferenciados. El superior correspondía con la vivienda de la persona encargada de la Nevera, por eso se conoce como la Casa del nevado. Se trata de una construcción rectangular orientada hacia el norte con dos aberturas en el exterior: una era la puerta de entrada, la otra servía para la carga de los animales. La construcción está realizada con mampostería y mortero de cal. En el suelo encontramos tres bocas que dan en el interior del pozo, de las cuales las dos centrales servían para introducir la nieve. El pozo es de planta rectangular, con una base de 16 m y 7 m de profundidad. La pared por la banda que precipita en el valle llega hasta los 4,50 m de espesor. Esta burda plataforma, construida también con mampostería, además de proporcionar estabilidad a la construcción, servía también para proporcionar aislamiento térmico. La cubierta es una bóveda de cañón que descansa sobre un arco de medio punto de gran potencia de carga. Este es el elemento más singular de la Nevera. El siglo XX, con la aparición de las fábricas de hielo, supuso el fin de toda actividad de los neveros y el abandono total de este edificio. Las actuaciones que desde el año 2003 se han efectuado ha permitido la recuperación de la mayor parte del antiguo edificio.

Visitado el exterior de la nevera ascendemos unos pocos metros para encontrar una pista y otro poste indicador. Vamos a visitar el vértice de la Mola de Ares. Podemos tomar el camino hacia la derecha o cruzar la pista y continuar campo a través, para atajar un trecho.

Cualquier de las dos opciones no presentan ninguna dificultad y, a la vista de las altas antenas de telecomunicaciones instaladas al lado del vértice, nuestro destino está claro.

Llegamos a la mola

El altiplano es impresionante

Nos dirigimos hacia ellas atravesando la inmensa planicie de la mola. Una vez en el vértice podemos apreciar las estupendas vistas que desde aquí se disfrutan. Realmente está enclavado en una situación privilegiada.

El vértice de Ares

Vistas

En el vértice encontramos otro poste indicador que nos desvía a la izquierda, en dirección a Ares. Vamos bordeando la Mola por su parte Oeste guiados por postes plantados en los lugares adecuados.

Vamos bordeando la mola

Pronto llegamos a un bonito camino que, entre paredes rocosas y un bonito bosque de pinos nos lleva de forma inequívoca de nuevo a la población y al final de este interesante recorrido.

Nos acercamos al pueblo por un bonito camino

Ares del Maestre

Realmente merece la pena esta fácil excursión por la gran cantidad de atractivos que presenta y que la hacen muy amena y agradable.


RECURSOS Y OTROS DATOS

- Gráfica de altitudes       


- Mapa del recorrido
 

- Todas las fotos 

Archivo del blog

"Si no se puede hacer cumbre pues te vuelves a casa tran tranquilo. Porque vamos, lo de morirse es una cosa jodida ..."

Carlos Soria