Pirineos - Vuelta al Aneto - Día 1 : Plan de Senarta - Ibones Ballibierna - Pico Ballibierna - Pico Culebras - Refugio Anglios

Ficha Técnica


Recorrido : Plan de Senarta - Cabaña Quillón - Refugio Pescadores - Ibón Bajo de Ballibierna - Ibón Alto de Ballibierna - Ibón Gelat - Pico Ballibierna - Paso del Caballo - Pico Culebras - Ibons de Coma - Ibón Cap Llauset - Collet dels Estanyets - Ibón Cap de Anglios - Ibón del Mig - Refugio Anglios -

Distancia :  22km

Desnivel positivo : 2055m - Negativo : 1251m Altitud mínima : 1352m  Altitud máxima : 3064m

Tiempo total : 12h 58min  /  En Movimiento : 8h 41min

Valoración :  De nuevo en Pirineos, y otra vez rodeando algún gigante. En esta ocasión le damos la vuelta al macizo del Aneto en 3 días, subiendo a tres tresmiles y disfrutando de los increíbles parajes a los que nos tienen acostumbrados los Pirineos. En la primera etapa, la más dura de las tres, tendremos que superar un desnivel positivo superior a los 2000m y afrontar el delicado paso del caballo, una ruta no apta para montañeros poco experimentados.

Recursos :


Introducción y Punto de Inicio

Una vez más toca nuestra escapada anual a Pirineos. Y una vez más volvemos con la retina a punto de estallar de los apabullantes parajes que pudimos disfrutar.

En esta ocasión, hemos rodeado el macizo en el que se enclava el Aneto y hemos aprovechado para coronar tres tresmiles. Innumerables ibones, bosques, cascadas y tremendos pedregales han sido testigos de nuestro paso.

Hemos realizado el recorrido en autosuficiencia y contando con los refugios libres de Anglios y Mulleres como zonas de pernocta. En cuanto al agua, no ha sido problema ya que hay ríos, torrentes y lagos en abundancia para recogerla (recomendable llevar pastillas potabilizadoras y sales para añadir al agua del deshielo).

Tras finalizar el recorrido, cerca de 4500m de desnivel y 63km han caído en los tres días de esforzada marcha en la que las tremendos desniveles, los largos tramos de pura roca y el peso de nuestra mochilas han puesto a prueba nuestras piernas.

Hemos iniciado el recorrido desde el Plan de Senarta para poder realizar una circular completa. Para llegar al Plan de Senarta, en Benasque deberemos tomar la Carretera A-139 siguiendo la carretera que atraviesa el pueblo y a unos 2 kilómetros dejaremos a la derecha el desvío a Cerler continuando recto para en 5 Kilómetros desde Benasque (más o menos) desviarnos a la derecha por una pista en bajada señalizada como Valle de Ballibierna, seguimos por la pista transitable para turismos y a unos trescientos metros de pista antes de llegar a un edificio que hay nada mas bajar la pista tendremos que aparcar en un parking habilitado al lado de la pista.


Descripción del Recorrido

Dejamos el coche antes de entrar en la zona de camping controlado y cruzamos el puente que salva el río Ésera. Nos veremos en tres días.

Avanzamos por el llano esquivando tiendas de campaña y en el primer cruce con poste indicador seguimos por la derecha. Estamos en el GR-11 y no lo vamos a dejar hasta que nos desviemos para subir al pico Ballibierna. Esto significa que las dudas orientativas van a ser más bien pocas, podremos limitarnos a disfrutar del paisaje sin demasiadas preocupaciones.

Empezamos el recorrido, al fondo apareceremos dentro de tres días



La pista empieza a ascender suavemente, vamos a superar unos 650 metros de desnivel en 8km, por lo que este primer tramo va perfecto para calentar las piernas sin demasiado esfuerzo.

Únicamente conviene estar atento a un atajo por preciosa senda que nos evitará una larga lazada de la pista. Además de acortar la distancia podremos disfrutar de un primer tramo de bosque realmente frondoso y espectacular.

El atajo por el bosque, aunque empinado, merece la pena




A medida que vamos ganando altitud debemos parar y volver la vista atrás para disfrutar de las vistas hacia el valle y las altas cumbres que lo rodean conformando un ambiente alpino espectacular.

Vista atrás



Al poco de empezar el recorrido coincidimos con dos montañeros de Barcelona que estaban haciendo el GR-11 y con los que compartimos camino y buena conversación hasta el ibón Bajo de Ballibierna.

Compartiendo camino



Pasamos por la Cabaña Quillón, ideal por si hay que resguardarse



Ambiente alpino



Tras algo menos de dos horas llegamos al puente de Coronas que cruzamos para alcanzar el refugio libre de Pescadores. Conviene saber que desde el Plan de Senarta hasta el puente de coronas hay un autobús que podemos coger si queremos realizar este tramo cómodamente sentados, aunque esto no entraba en nuestros planes ya que nuestra intención era realizar toda la vuelta por nuestros medios.

Puente de Coronas, al fondo asoman los gigantes



Refugio de Pescadores



Una breve parada en el Refugio de Pescadores para comprobar su estado y comer alguna cosa y reemprender la marcha.

La pista desaparece y continuamos por un sendero empedrado que empieza a ganar altura con más carácter, pronto empezamos a ver torrenteras por doquier que surgen del barranco de Ballibierna.

Por el GR-11



El barranco de Ballibierna, cargado de agua



Poco a poco la subida se va haciendo más acusada y los paisajes más bellos. Estamos por encima de los 2000 metros y el bosque va desapareciendo para dar paso a los prados y pedreras propias de estas altitudes.

Poco a poco el bosque desaparece, en lo alto vemos nuestro objetivo



Más cerca



Hay agua por todas partes y paramos en múltiples ocasiones a echar un trago de estas frescas y reconfortantes fuentes naturales.

A refrescarse tocan ...


Subiendo a los Ibones de Ballibierna


Mientras vamos subiendo, un vistazo atrás nos permite percatarnos de la altitud ganada y de las amplísimas panorámicas que vamos obteniendo. Al frente ya se muestran desafiantes el Ballibierna y el Culebras, con el Paso del Caballo entre ellos, ya veremos si seremos capaces de atravesarlo.

Avanzando ...



Vista atrás



Las subidas empiezan a picar



Pero las vistas compensan



Pronto alcanzamos una terraza donde empieza a verse la cola del Ibón Bajo de Ballibierna. La bordeamos y alcanzamos el ancho Ibón Bajo donde paramos en un verde prado a disfrutar de las preciosas vistas y a despedirnos de nuestros compañeros de camino. Ellos seguirán hasta el collado sin abandonar el GR-11 y nosotros, que hacemos una pausa algo más larga, nos desviaremos en el Ibón Alto.

Bordeamos la cola del Ibón Bajo




Una parada para almorzar y disfrutar de las vistas, al fondo se divisa el collado por donde continúa el GR-11, nosotros nos desviaremos antes


Ibón Bajo de Ballibierna


Tras reponer fuerzas continuamos nuestro camino por amplios canchales que dificultan el avance. Aunque pronto alcanzamos el Ibón Alto de Ballibierna. Aquí abandonamos el GR-11 y torcemos a la derecha a la vista de un difuso camino, aunque con suficientes fitas para no perderlo.

Dejamos atrás el Ibón Bajo y atravesamos este largo canchal ...



... para alcanzar el Ibón Alto ...



... y el desvío hacia el Ballibierna



Es por ahí, vaya teeeeela



Conviene tomarlo con calma, estamos ante una subida de órdago. Tenemos 2,5km y algo más de 600 metros de desnivel para alcanzar el Ballibierna. Todo ello, salvo un último tramo de senda, por confusos canchales de piedras y altos escalones que pondrán a prueba nuestras piernas.

Será cuestión de subir con calma



Una toma completa del Ibón Alto



Piedras, piedras por doquier



A la mitad de la subida encontraremos el Ibón Gelat, donde podemos aprovechar para aprovisionar agua y tomar aire. Lo bordearemos por la izquierda y continuaremos subiendo sin perder de vista las suficientes fitas de piedras.

Alcanzamos el Ibón Gelat



Y continuamos subiendo, el ibón va quedando atrás



Un último y pedregoso ascenso nos dejará en un collado a 2900m, punto al que deberemos volver tras coronar el pico. Dado que teníamos que regresar aquí, dejamos las pesadas mochilas y continuamos el empinado ascenso. Este último tramo se hace mucho más cómodo ya que, aunque muy inclinado, se realiza por una senda clara y con múltiples lazadas.

Vistas hacia el collado en el que dejamos las mochilas



Subiendo, puro espectáculo. Se ven los ibones hacia los que nos dirigiremos después de coronar los picos


Vistas desde la Cresta del Ballibierna


Pronto alcanzamos la cresta del Ballibierna que, sin ser difícil, no deja de ser algo expuesta y conviene afianzar los pasos. En este momento se nos echó la niebla encima y acabó de darle un aspecto amenazador al entorno, además de privarnos buenas vistas de los valles y picos cercanos. Aunque afortunadamente acabó por dispersarse.

Ahí está la cresta del Ballibierna



Vista atrás



¡Ambiente!



¡Por fin, cima del Ballibierna!



Tras realizar el cómodo cresteo alcanzamos la cima del Ballibierna y nos vamos directos a encarar el famoso Paso del Caballo.

El Paso del Caballo, llevamos tiempo deseando encararlo



Lo cierto es que acojona, acojona bastante. Prohibido tener vértigo y prohibido un paso en falso. El patio es apabullante a ambos lados del paso, así que ... ¡LO HACEMOS, PUES CLARO!.

En plena faena, nada de resbalar ¿eh?


En el Paso del Caballo


Yo ya lo tengo, ahora Jose



Esa risita nerviosa ...



¡Dominado!


El Paso del Caballo




Finalmente no era tan fiero el león como lo pintan, pero para nada os aconsejaré ir si no tenéis experiencia en trepadas y estáis acostumbrados a andar por zonas escarpadas y con buen patio. Hicimos buena parte andando y, cuando la cosa se puso afilada, optamos por hacer el paso a caballo, como su nombre indica. Coronamos el Culebras y, pletóricos por el doblete de tresmiles hacemos una buena parada para disfrutar de las vistas.

Ahí estamos, cima del Culebras



Buenas vista hacia el valle por donde hemos subido



Hacia la zona de Llauset



Toca volver y ahora lo hacemos esquivando el Paso del Caballo por una colgada senda al sur de éste. Una empinada chimenea que bajamos desde el Culebras y otra que remontamos al lado del Ballibierna nos permite evitar el Paso que, visto lo visto quizás sea más fácil hacerlo que evitarlo por la senda (aunque la senda me pareció menos expuesta).

Bajamos ...



... y subimos



Volviendo, vista de la cresta del Ballibierna, el Ballibierna, el Paso del Caballo y el Culebras




Desandamos nuestros pasos hasta el collado en el que dejamos las mochilas y empezamos a descender hacia el Este en dirección a los Ibons de Coma que se distinguen claramente desde la parte alta.

De regreso al collado


En la Cresta del Ballibierna


Bajando, a la derecha la presa de Llauset, a la izquierda los ibones de coma, nuestro próximo destino



Conviene no perder las fitas de piedras. El terreno es malo, descompuesto y muy pedregoso. El avance es bastante lento.

Llevamos un buen rato bajando, la bajada es tan incómoda como parece ... un caos de bloques rocosos



Rodeamos el Ibón más grande por su izquierda y continuamos descendiendo fuerte hasta conectar de nuevo con el GR-11 que seguiremos durante pocos cientos de metros para abandonarlo en dirección al Ibón de Cap de Llauset.

Ya llegamos al Ibón de Coma



Lo rodeamos, es más grande de lo que parecía desde arriba



La bajadita hacia el cruce se las trae ...



Hacia el Ibón de Cap de Llauset



Bordeamos este ibón por cómoda senda viendo lo alto que queda el collado que nos queda por superar. No perdemos el tiempo ya que empieza a hacerse tarde y encaramos el ascenso al collado que, aunque corto, a mí se me hace especialmente duro.

El Ibón de Cap de Llauset y nuestro collado



Chino, chano ...



El Ibón visto desde la subida al collado



Todo el cansancio se pasa de repente cuando alcanzas el collado, el Collet dels Estanyets. Sin palabras nos quedamos al ver el precioso panorama que se mostraba ante nuestros ojos, un bonito valle salpicado de ibones por doquier mientras al fondo las altas montañas empiezan a ocultar el sol de la tarde que va cayendo ... momentos indescriptibles y que las cámaras no pueden captar.

Llegamos al collado y .... ¡sin palabras!



Pasa el momento asombro y toca encarar la dura bajada, muy empinada y pedregosa que nos permitirá acceder a los ibones que tendremos que rodear para superar amplios tramos pedregosos hasta alcanzar una cómoda pradera en la que por fin nuestros pies disfrutan de una acolchada senda y nuestros ojos divisan por fin la cabaña de Anglios.

Ya hemos bajado a los ibones, bloques de piedra de nuevo



Marmotas, marmotas por todas partes



Dejamos el caos de rocas, al fondo ya se ve la cabaña de Anglios



Ahí está, entre el Ibón del Mig y el Ibón Grau



Llegamos a las ocho de la tarde, cansados pero felices. La cabaña está ocupada por un grupo de montañeros vascos que, amablemente, nos hacen un hueco para poder poner las esterillas en el suelo de madera. Tras una opípara cena, nos acostamos en el duro suelo que después del completo día de ruta se nos antoja la más cómoda de las camas.

Hasta aquí hemos llegado, mañana más



Mañana seguiremos nuestro periplo en una jornada de transición, más cómoda y relajada que la de hoy.

¡BUENAS NOCHES!

11 comentarios:

  1. Uaauuuuu, impresionante...¡que gozada! rememorar la primera y dura jornada de la travesía pirenaica 2012.

    Felicitar una vez más a Ángel por la estupenda crónica y la difícil elección de las preciosas "fotucas".

    Saludos y B.R.A.T.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante! El paso del caballo te pone los pelos de punta.

    Enhorabuen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sisi. Apabulla bastante cuando lo tienes delante ;-)

      Eliminar
  3. Que maravilla!!! Cuantas cosas bonitas y dignas de recorrer nos esconde el Pirineo, Enhorabuena!!!

    Un saludo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inacabables, Jose.
      Ya iremos descubriendo poco a poco sus maravillas.

      Eliminar
  4. Buenas noches chicos me he quedado impresionado con ese paso del caballo, espectacular!!!. Os habéis ganado un buen descanso. Por que vaya tela de ruta y se por mi experiencia reciente lo que revientan 22 km por Pirineos......
    A la espera quedo del segundo día , esto promete.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy toda la razón Trotasendas, 22 km. pirenaicos revientan las patas de cualquiera, sobre todo si le añades más de 2.000 m. de desnivel positivo, más de 4 horas de carretera previas al pateo y las solo 3 horas que pudimos dormir la noche previa... ese día caímos rendidos sobre las "cómodas" tablas del suelo del refugio, y gracias a que nos hicieron un hueco.

      Eliminar
  5. Hola Ángel.

    Que pasada, tío, estáis muy fuertes, cascaros ese desnivel y subir dos "piquitos" ... increíble.
    Que gran impresión me causaron Ballibierna y Culebres...y ese Pas del Cavall, pues que decir, ¡¡¡acojonante!!!
    Nos fuimos pisando los talones mutuamente jejeje.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Pa cagarse... Angel y José.
    Una pena no haber coincidido con Dani y Cia (per Dalt y per Baix).
    Lo mismo os digo:
    - Qué ganaaaassssss.
    y que acojone lo del "pas del cavall".
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¿que más decir?, impresionante, acojonante, mucho valor, fuerza y cojones.

    ¡ENHORABUENA!

    Simón

    ResponderEliminar
  8. Hola Angel y Jose, leyéndola desde la comodidad de casa es como si me hubiera abierto una ventana espacio-tiempo y os hubiera estado viendo mientras hacíais la ruta. Gracias por compartirla tan detalladamente. Esperamos la siguiente parte

    Saludos.
    Pablo

    ResponderEliminar

Siempre son bien recibidos vuestros comentarios.
Gracias!

Archivo del blog

"Si no se puede hacer cumbre pues te vuelves a casa tran tranquilo. Porque vamos, lo de morirse es una cosa jodida ..."

Carlos Soria