Montsant : Ermita Sant Antoni - Grau de Sant Antoni - Ventadors - Grau de L'Euga - Sant Bertomeu - Congost de Fraguerau

FICHA TÉCNICA DE LA RUTA
Montsant : Ermita de Sant Antoni – Grau de Sant Antoni – Ventadors – Grau de l’Euga – Sant Bertomeu – Congost de Fraguerau
Fecha : 4 de Septiembre de 2010
Senderistas : Angel, Jose
Valoración (Sobre 5) : 4

Merece la pena destacar …  

Las espectaculares vistas y el vertiginoso sendero dels Ventadors, la frondosidad de las sendas cercanas el río y el paso por el Congost de Fraguerau con formaciones rocosas imposibles.

Recorrido :

Ermita Sant Antoni – Grau de Sant Antoni – Punta dels pins carrassers – Cova de l’Áliga – Els Ventadors – Cova  del Sapo – Cova de l’Argamassa – Mas de Soler – Grau de l'Euga – Punta de Monecs – Coll de Monecs – Vértice geodésico – Coll dels Lladres – Mas del Jaumet – Cova del Queralt – Ermita Sant Bertomeu – Puente colgante – Congosto de Fraguerau – Coll del Prat – Ermita Sant Antoni
MIDE  [?]
Horario (movim.) 7h 03min Severidad del medio natural 3
Desnivel de subida 1.333m Orientación en el itinerario 3
Desnivel de bajada 1.321m Dificultad del desplazamiento 3
Distancia horizontal 22.61km Cantidad esfuerzo necesario 4
Tipo de recorrido Circular
Otras Consideraciones: Tanto el paso del Grau de Sant Antoni, como els ventadors y algunos tramos del Grau de l’Euga son bastante verticales y expuestos, no recomendados para personas con vértigo.



INTRODUCCIÓN

Mientras buscaba información de este recorrido leí en internet :

La espiritualidad ha marcado profundamente la Sierra del Montsant desde la Edad Media, fruto de ello son las numerosas ermitas y cuevas que servían de morada a los ermitaños. Nuestro recorrido nos llevará a la ermita más antigua de la montaña santa, la de Sant Bartomeu de Fraguerau. El itinerario transcurre por un paraje donde el silencio, la soledad y la quietud conviven con las formas caprichosas de las rocas. Una excursión en la que disfrutaremos de los contrastes de la ladera norte del Montsant.

Pues bien, nosotros visitaremos esta antigua ermita y los bellos parajes que la rodean, pero para ser dignos de tales privilegios primero haremos penitencia.

Para ello activaremos la circulación de las piernas en la dura subida por el Grau de Sant Antoni, tonificaremos los músculos por el vertiginoso descenso en la zona de Els Ventadors y, finalmente, purificaremos nuestra carne con los cientos de aliagas y coscojos que nos arañarán en el vertical ascenso por el Grau de l’Euga.

Únicamente habiendo alcanzado el vértice geodésico que culmina el ascenso por este Grau seremos dignos de emprender un cómodo descenso hasta la bella ermita y encontrar la paz en sus sombríos rincones para posteriormente recorrer hipnotizados los imposibles parajes que el río Montsant ha abierto en el Congosto del Fraguerau y, quizás, remojar nuestros castigados cuerpos en las pozas que conforman les Codolles Fondes.

 

PUNTO DE INICIO

Hay que desplazarse hasta la población de Ulldemolins en la comarca del Priorat (Tarragona). Una vez llegados a la población seguiremos los carteles que indican “Ermitas” por una carretera estrecha pero asfaltada. Veremos un cruce donde seguiremos hacia la derecha dirección “Ermita Sant Antoni”. Enseguida llegaremos a la ermita donde se encuentra una amplia explanada  para aparcar sin problemas.


DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO 

Espero que la introducción al recorrido haya despertado la curiosidad a más de uno. Sin querer parecer exageradamente dramático puedo aseguraros que esta ruta preciosa, de parajes bellísimos, de majestuosas panorámicas y de rincones embelesadores podrá parecernos una penitencia en algunos tramos muy empinados, incluso arriesgados, otros en los que el camino se esconde entre las aliagas y algunos en los que pasaremos entre huecos y cornisas donde parece no haber camino … aunque finalmente siempre está ahí. Sólo puedo asegurar que la repetiría ¡mañana mismo!.

Sin más introducciones paso a detallar las instrucciones adecuadas para acometer este recorrido sin grandes problemas.

Habiendo aparcado delante de la ermita de Sant Antoni seguiremos por la pista que hay al lado del parking en dirección al Congosto de Fraguerau (hay panel). Tras unos pocos metros encontraremos una balsa contra incendios y varios indicadores. Debemos desviarnos hacia la izquierda por senda.

Primer desvío, por la izquierda

Tomamos senda, todavía está muy oscuro

Primeras luces del alba, al fondo Ulldemolins aún con las farolas encendidas

Estamos dirigiéndonos hacia el Grau de Sant Antoni para ascender a la Punta dels Pins Carrassers (1062m), máxima altitud del día. El camino, en un principio muy evidente, asciende sin piedad en fuertes lazadas haciéndonos ganar altitud rápidamente.

Empieza a salir el sol mientras ascendemos fuerte

Panorámica

Conviene estar atento ya que poco a poco el camino se va haciendo más perdedor, llegando un punto en el que nosotros extraviamos completamente la traza del mismo (he marcado ese punto como ‘TRAMO CONFUSO’ en el track).

Si seguís nuestro track acabaréis ascendiendo pero no siempre por camino fácil. Hay puntos en los que habrá que trepar y algunas zonas demasiado expuestas para mi gusto. Quizás una buena opción sea subir por el Grau del Llop que, al formar parte de un itinerario oficial del parque, puede que esté más limpio y mejor marcado.

La cima que buscamos, bañada por los primeros rayos del sol

Vista de la Punta dels Pins Carrassers con el Congosto de Fraguerau al fondo

De un modo u otro llegaremos a la cresta divisoria de la sierra superando algo más de 400m de desnivel en unos 3km. Desde ésta nos dirigiremos a la clara cima que veníamos viendo en nuestro ascenso (Oeste). Un camino, ahora limpio y cómodo, nos conduce en pocos minutos al pilón que indica el punto más alto, estamos en la Punta dels Pins Carrassers . Desde aquí las vistas son esplendidas.

Ya estamos cerca de la cima, hora de reajustarse las botas tras la dura subida

Antes de llegar a la cima pasamos por la entrada del Grau del Llop

Unos metros más …

¡Cima!

Saciada la retina retomamos el camino, siempre en dirección Oeste, para encarar el tramo más divertido y aventurero del recorrido : el descenso por Els Ventadors.

Vamos hacia Els Ventadors

Sin desvío alguno y con un único camino (a menos que nos guste trepar), avanzaremos descendiendo por una senda estrecha y muy aérea. En algunos tramos han instalado un cable para dar confianza a nuestros pasos ya que el patio a la izquierda del camino es impresionante.

En un principio el sendero es muy cómodo

Pero pronto se estrecha, pasando por ajustadas cornisas

Hay una buena torta desde aquí

Hay algún cable para agarrarse aunque resulta innecesario

Panorámica de la otra vertiente de la sierra, por ahí ya anduvimos …  (enlace)

Llegaremos a una especia de ‘puerta’ entre dos grandes rocas desde la cual nos asomaremos a otro divertido descenso por una expuesta zona rocosa donde no me gustaría estar con viento o con lluvia. Inclinadas losas de piedra nos esperan en un tramo que conviene tomar con calma disfrutando de la visión que ambas vertientes del cordal nos ofrece.

Nos aproximamos al paso que da acceso als ventadors

Una amplia panorámica se abre ante nuestros ojos

El cresteo

Vista atrás

Vista de los pliegues de la sierra

Las redondeadas formaciones que rodean al río Montsant

Pronto se acaba el cresteo, dejándolo por senda hacia la derecha que desciende directa hasta el río Montsant. Hemos perdido cerca de 600 metros de desnivel y estamos en la orilla del río, en un paraje completamente cargado de vegetación y de gran belleza.

Dejamos el cresteo

Y llegamos al río, rodeados de curiosas formaciones rocosas


Veremos un poste que seguiremos en dirección Margalef (hacia nuestra izquierda). Ahora nos espera un tramo muy cómodo, llaneando entre abundante vegetación. Protegidos por la sombra de los árboles y con el agradable sonido del fluir del río se avanza a buena marcha.

Hacia Margalef

Por camino cómodo

Pasaremos por una pequeña cueva (queda a la izquierda del camino), punto agradable para pararse a almorzar. La sombra y el frescor que hay en el interior permite relajarse y escuchar los sonidos que nos rodean. El río, los pájaros y el murmullo de las hojas agitadas por la leve brisa nos regocijan ampliamente.

Buen lugar para almorzar

Continuamos avanzando por senda, siempre siguiendo los meandros que forma el río, hasta llegar a un punto donde deberemos descender para cruzarlo y continuar nuestro camino.

Encontraremos un poste antes de cruzar el río. En este punto conviene desviarse a la derecha unos pocos cientos de metros para visitar la Cova de l’Argamasa. Una amplia cavidad acondicionada como refugio.

Un basto paisaje se abre ante nuestros ojos

Cueva de l’Argamasa

De regreso al poste donde nos habíamos quedado antes de visitar la cueva, continuaremos recto (dirección Margalef – Oeste). Podemos andar por el margen izquierdo del río ya que la senda es mucho más bonita, cargada de frondosa vegetación y sombría pero conscientes de que pronto habrá que cruzar el río ya que nuestro camino continúa por la vertiente opuesta. De este modo casi aconsejaría cruzar el río lo antes posible ya que nosotros sufrimos las caricias de las zarzas para conseguir cruzarlo más adelante.

De nuevo hacia Margalef

La senda es espectacular

Por aquí cruzamos nosotros … mejor cruzar antes ¡¡esto pincha mucho!!

De un modo u otro continuaremos nuestro periplo avanzando en dirección Oeste – NorOeste hasta encontrar una pequeña construcción, el Mas de Soleras o de l’Aragonés. Este es un punto clave que nos indica el inicio de la senda que nos permitirá acceder al Grau de l’Euga.

Llegamos al Mas de Soleras

Tomando como referencia la masía y teniendo clara nuestra dirección Norte – NorEste empezaremos a ascender a la vista de las escasas fitas que nos guiarán por el perdido camino. Conviene no perderlas de vista ya que las aliagas se han empeñado en tapar el camino y nuestras piernas serán claro testigo de ello.

¡ Y para arriba !

La masía pronto quedará muy abajo

Estamos en una parte del recorrido que presenta un fuerte desnivel ascendente con puntos en los que tendremos que emplear las manos para progresar con comodidad. A tramos con senda le siguen otros de roca en los que la orientación adquirirá un papel importante … aunque la dirección es obvia ¡siempre hacia arriba!

Bonito mirador de estrechas sendas

Está realmente empinado

La ascensión es continuada y exigente durante los primeros 250 metros de desnivel, luego llegados a la Punta de Mónecs se suaviza considerablemente en los siguientes 2km que llanea y asciende muy ligeramente hasta conectar con una pista.

Desde un primer collado vemos el camino recorrido por los meandros del río

Y apurando el zoom la Cueva de l’Argamasa

Hay tramos donde conviene ayudarse de las manos … ¿veis la masía allá abajo?

Vemos Ulldemolins

Y el pantano de Margalef

Una pequeña balma donde guarecerse del inclemente sol de mediodía

Seguiremos por la pista hacia nuestra derecha para coronar un vértice geodésico situado a la izquierda de una masía en ruinas. Tras coronar el preciado tesoro (nuestra afición por los vértices geodésicos no decae), nos acercaremos a la masía para encontrar marcas de GR y una estrecha carretera.

Llegamos a una pista y nos dirigimos hacia la masía en ruinas

Pero antes de la masía, ¡a por el vértice!

Pasamos por el lado de la masía, completamente derruida

Seguiremos las marcas del GR hacia el Este por un senderillo que transcurre por el lado de la carretera (pero sin llegar a cruzarla) hasta alcanzar en pocos cientos de metros un panel que nos informa que estamos en el Coll dels Lladres. En este punto dejaremos el GR para tomar un camino descendente.

Vamos por un senderillo paralelo a la carretera

Hasta el Coll dels Lladres

La senda también está marcada con señales de GR por lo que su seguimiento es fácil. Nos llevará siempre descendiendo y pasando por el Mas de Jaumet y la Cova de Queralt hasta llegar a la Ermita de Sant Bertomeu.

Cuevas aprovechadas para encerrar el ganado

El Mas del Jaumet de l’Era

Camino de la ermita

La ermita, enclavada en un paraje sin igual, se encuentra rodeada de altas formaciones rocosas y de frondosa vegetación. Una zona donde aún parece posible relajarse y olvidarse del mundanal ruido … no fue en este caso ya que una ruidosa agrupación de senderistas andaba ‘rebuznando’ un poco más adelante.

Ermita de Sant Bertomeu

Dejamos la ermita y continuamos descendiendo para encontrar el motivo del jolgorio de los senderistas. Se vuelve a cruzar el río, pero en este caso a través de un bonito puente colgante que se mueve considerablemente y que provocaba las risas y gritos del personal.

Sin más, cruzamos el puente y bajamos al río a refrescarnos y reaprovisionarnos de agua (el recorrido se está haciendo largo y aún aprieta el calor).

Toca cruzar el puente colgante en un entorno de fábula

De vuelta al puente colgante veremos otro poste que tomaremos en dirección a Ulldemolins. A partir de ahora no hay más desvíos. Andaremos por una senda clara y muy pisada, generalmente con abundantes senderistas paseando por ella. Estamos en el Congosto del Fraguerau, una de esas maravillas geológicas que hay que visitar sí o sí.

Hacia Ulldemolins

Avanzaremos rodeados de altas y redondeadas formaciones rocosas por las que el río Montsant se abre paso tímidamente permitiéndonos disfrutar de una de las zonas más originales y curiosas del excursionismo en Tarragona.

Por el Congost de Fraguerau, puro disfrute

Esa formación del fondo es ‘Els Tres Jurats’

Al final de este recorrido encontraremos un mirador que nos permitirá apreciar les Cadolles Fondes, una serie de pozas que el río ha ido modelando donde la gente desciende para refrescarse e incluso nadar en las más profundas.

Les Cadolles Fondes

Se acaba la senda y tomamos una pista que, con algunos atajos marcados, y en unos 2km nos dejará de nuevo en la ermita de Sant Antoni. Punto de inicio y final de este majestuoso recorrido.

Seguimos el último tramo

Hasta llegar a Sant Antoni

Sin duda estamos ante un recorrido que ha puesto a prueba a nuestras piernas y resistencia. Casi 23km con más de 1300 m de desnivel acumulado de puro disfrute. Un recorrido muy recomendado, exceptuando a las personas que padezcan vértigo ya que lo pasarían mal en algunos tramos expuestos.

 

RECURSOS Y OTROS DATOS

-
Perfil de altitudes       


- Mapa del recorrido       


- Todas las fotografías en diapositivas 


7 comentarios:

  1. Joeeee, lo vuestro es madrugar, jeje, seguro que os toca ir poniendo las montañas ¡¡sois unas máquinas!!
    Que recuerdos me traen esta ruta,
    muy parecida a la que hicimos Lute y yo. El lugar es la peraaaaaaa.

    Precioso reportaje

    ResponderEliminar
  2. Joer, que vuelta más guapa!!! El Montsant es una de mis asignaturas pendientes... gracias por decubrirmelo!

    ResponderEliminar
  3. Hola, vivo cerca del Pirineo y he hecho muchas excursiones pero esta ruta se le ve diferente, magica, especial... Muchisimas gracias por compartir esta maravilla.

    ResponderEliminar
  4. Alex, de hecho me basé en un principio en vuestro recorrido pero ampliándolo para hacerla completamente circular ¡puro disfrute!

    Carles, realmente merece la pena que te acerques ... es un entorno muy especial.

    ResponderEliminar
  5. Buenísima narración de la ruta, y preciosa elección de las fotos. Aun me duelen los profundos arañazos de las piernas, recomiendo pantalón largo. Lástima de las "cosas" perdidas en nuestras 2 incursiones en el Montsant, allí quedarán como vestigio de nuestras visitas.

    ResponderEliminar
  6. Qué buena pinta que tiene la ruta. Tiene un poco de todo por lo que parece, dureza, vistas espectaculares, zonas de frondosa vegetación....

    Habrá que visitar esa zona.

    Saludos.
    Carlos (RyS)

    ResponderEliminar
  7. Otra buenisima ruta por el Montsant, sí señor.

    Habrá más ...... ?

    ResponderEliminar

Siempre son bien recibidos vuestros comentarios.
Gracias!

Archivo del blog

"Si no se puede hacer cumbre pues te vuelves a casa tran tranquilo. Porque vamos, lo de morirse es una cosa jodida ..."

Carlos Soria